viernes, 25 de julio de 2008

Integralidad


Les presento la cuarta edición de la revista digital Integralidad, que trabajamos desde el Centro de Misiología Andino-Amazónica (CEMAA) en Lima (Perú). Sus comentarios serán bienvenidos. Para acceder a ella sólo tienen que hacerle click a la imagen de arriba.

Saludos,

4 comentarios:

Alejandro Vazquez dijo...

Hola Abel, Saludos
Es un magnífico artículo el que has escrito en Integralidad.
La iglesia de las mil caras sin duda que es un peligro para la comodidad de una comunidad moldeada rígidamente.
Es avasalladora la sintética imagen de la iglesia que trasciende las épocas y su entorno contextual.
He coincidido sólidamente con la mayoría de tus planteamientos. Quizá comparto contigo, eso creo, el vértigo del no saber con precisión como será andar en la pluralidad de los mil rostros de esta nueva expresión de la iglesia cristiana.
En cierta forma considero que un pequeño atisbo a ello es en realidad el papel de las denominaciones eclesiásticas; cada una a su vez es una expresión de miles de rostros que se han agrupado con fines comunitarios, y ese es ya un gran valor que apreciar de la diversidad actual de las formas de fe y liturgia de la iglesia de este tiempo. Aunque lo lamentable sea, como lo has expuesto, que cada uno se sienta con asignación divina para enarbolar la verdad de forma premoldeada.
Lo que no estoy convencido es si debamos de expresar que esta nueva configuración de expresión eclesiástica deba enmarcarse literalmente como Post-Moderna. Es decir, el contexto es, pero considero que el post-modernismo adolece, desde mi punto de vista, de muchas debilidades como falta de capacidad crítica, sobre énfasis en lo 'intuitivo' y 'lo espiritualizado', etc; como para fijar esta nueva tendencia dentro de una etiqueta limitada. Es solo mi punto de vista.
Por cierto, recién publique un post (sobre los héroes del comic) que de forma tangencial abarca algunos planteamientos similares al tuyo, pero enmarcada específicamente en el contexto del siglo pasado (y este) y sobre la necesidad imperativa de que la iglesia retome el valor del individuo y su 'individualidad' como núcleo objetivo de su razón de ser y de su evangelio.
Ojalá pudieras publicar este tema de Integralidad en tu blog y poder hacer referencia a el desde mi blog.
Abrazos

Abel García García dijo...

Alejandro:

Gracias por tu amplio comentario y por el tiempo dedicado a leer mi artículo. Creo que queda mucho qué pensar en este tema tan importante, sobre todo con el asunto del postmodernismo. Lo que pongo es mi opinión, una entre muchas. Quizá podemos dialogar sobre eso, ¿no?

¿No es sorprendente el análisis de la mutación de la iglesia a través de los siglos? ¡¡Y así creemos que tenemos la forma santa de alabar o hacer comunidad!!!! Eso es algo que me llama mucho la atención.

El artículo lo fui publicando por partes en mi blog. Siguiendo la secuencia de la revista, son así:

La iglesia y el proceso de desmasificación

Y sin embargo se mueve

El evangélico quien vive la vida entre cuatro paredes

Sacralizando los modelos eclesiales

Defendiendo nuestras fronteras

Si quieres hacer la referencia, pues allí tienes los enlaces.

Muchos saludos, y gracias de nuevo.


Abel.

Jaaziel dijo...

Querido Abel,
Me imprimi ayer tu artículo, y hoy me he dado el gusto de leerlo en la hora de la comida en un parque al lado de la oficina.
Te había leido algunas cosas en el blog.
Pero puesto en conjunto, el resultado me ha parecido soberbio.
Me dejas con mucho que pensar... supongo que es de lo que se trata ;)
Un abrazo fraterno, desde miles de kilometros, y sin embargo tan cerca.

Abel García García dijo...

Jaaziel:

Bueno, siempre se trata de hacer pensar. Muchísimas gracias por leer mi artículo.

Y sobre eso de los miles de kilómetros, te diré que hay ciertas probabilidades de ir a Madrid a otro curso al que me envía el Banco en donde trabajo (septiembre-octubre). Si es así, espero que esta vez sí nos podamos encontrar.

Muchos saludos,