domingo, 24 de junio de 2007

Esas cosas que uno a veces no entiende (IV)

Pastor Caifás: ¡Juan! ¿Cómo va todo? ¿Ya estás en tu semana de exámenes finales en la universidad!

Juan Rebelde
: Todavía no pastor. Todo me va bien excepto un curso medio complicado que se llama "Administración y gestión de las organizaciones". Dicen los profesores que es muy útil pero a mi no me gusta.

Pastor Caifás:
A veces es así. ¿Pero no hay nada que te gusta?

Juan Rebelde:
En realidad sí. Me hicieron hacer un trabajo interesante del cual siempre traté de hablar con el pastor Anás, pero él para ocupado en sus juntas, reuniones de trabajo, comités, consejos y esas cosas.

Pastor Caifás:
¿Y de qué trataba tu tarea?

Juan Rebelde:
Bueno, en el curso dijeron que en las organizaciones modernas el tiempo de labor de los trabajadores en cada puesto que ocupen, sea el nivel en el que sea, debe ser de en promedio de cinco años. Y nos pidieron que evaluemos esta regla de la administración en alguna empresa a nuestro alcance.

Pastor Caifás: ¿Y en dónde investigaste? ¿En la clínica en la que haces tus prácticas?

Juan Rebelde:
No... lo hice en la denominación.

Pastor Caifás: ¿Qué? ¿Cómo que en la denominación?

Juan Rebelde:
Sí, y encontré muchas cosas interesantes.

Pastor Caifás: Creo que te metiste en problemas. La iglesia es otro tipo de organismo. ¿Qué encontraste, según tú?

Juan Rebelde:
A ver... el pastor Anás, de nuestra iglesia, tiene 15 años en su función y ha sido reelegido por 10 años más. El pastor Ananías, de la iglesia del Centro, tiene 22 años como pastor titular. Elí, de la iglesia del Sur, tiene 18 años como titular y con reelección perpetua. Diotrefes, de la iglesia del Norte, es el récord porque tiene 23 años y, en dos meses, la asamblea de su iglesia se reunirá para ver si le dan la perpetuidad. Descubrí también que los cuatro son los miembros del Consejo Directivo Denominacional, la máxima instancia de la iglesia (de cuatro miembros), y que, además, los cuatro son de la misma promoción del Seminario.

Pastor Caifás: ¿Es malo eso, acaso?

Juan Rebelde:
Según las normas de la teoría de la administración que aprendi en el curso, sí, es malísimo. ¿Perpetuidad? ¿Qué es esto? ¿Los tiempos de Anás XIV y su despotismo ilustrado?

Pastor Caifás: Juan, no puedes usar los criterios humanos en la iglesia. La voluntad de Dios está por sobre nuestros pensamientos limitados.

Juan Rebelde:
Bueno, si es así, ¿Por qué nuestra iglesia tiene misión y visión, como lo dice el planeamiento estratégico si no se pueden usar los criterios humanos?

Pastor Caifás:
Por favor, no seas insolente, respeta a la autoridad que Dios ha puesto sobre ti y sométete a tus pastores. Él responderá ante Dios por sus actos.

Juan Rebelde:
Pastor Caifás, yo lo respeto mucho y sólo le he contado lo que hice en mi trabajo. Si se pone así, mejor no le digo lo que me puso el profesor como comentario. Eso sí que es "insolente" y quizá merecedor de su excomunión... y bueno, quizá también el hecho de recordarle que usted también tiene 15 años aquí como pastor asistente. Pero mejor me voy antes que se moleste más. ¡Hasta luego, pastor Caifás!

18 comentarios:

Daniel Mercado dijo...

Una delicia tu artículo, lo he disfrutado de verdad. Lástima que esa ironía refleje una realidad tan patente en las organizaciones eclesiales.

Peregrino dijo...

Caramba, cada vez más me gusta este Juan Rebelde, tiene cierto aire conocido.

Alejandro Vazquez dijo...

Hola Abel, Saludos...
Sin duda, como iglesia, nos falta mucha autocrítica.
Este buen amigo Juan ha dado en un nervio muy delicado del organismo que es la iglesia.
Por otro lado, para serte sincero, ciertamente no estoy convencido que en 5 años de pastorado se pueda 'rendir' lo suficiente.
Estuve en la iglesia wesleyana, y desde mi punto de vista, la itinerancia del pastorado cada 4 años, a estas alturas, ha provocado mas afectación que beneficio, pues nunca hay compenetración real entre el pastor y los miembros en tan relativo poco tiempo.
Sin embargo, coincido contigo en el concepto de que la concentración de poder vitalicio de muchos líderes y de grupos ha sido para mayor perjuicio de la iglesia.
En última instancia, en aspecto puramente humano, estamos 'a merced' de las buenas o dudosas intenciones de cada líder.
Excelente post!

Abel dijo...

Daniel, ¿se superará algún día esta realidad tan patente en las organizaciones religiosas???? ¿Podemos soñar y pensar que sí??

Abel dijo...

Peregrino, como digo, se parece un poco a todos, a ti, a mi, y a muchos otros. Si tienes algo que pueda reflejar en esas historias, por favor no dudes en decirme.

Abel dijo...

Alejandro:

En realidad eso de los 5 años fue referencial (aunque la teoría sí lo dice así). Yo creo que debe ser más tiempo, digamos, ¿7, 8 años?. El punto es la tendencia a enquistarse en la posición, tal igual como muchos políticos que quieren quedarse en el poder. Como tú dices, ¡quedamos a merced de ellos! Pero, ¿debe ser así???

Gracias por tu comentario. Saludos,

Jorge Rubio dijo...

tu tan real que me asustó, el pensar que indiscutiblemente somo el cuerpo de cristo por el espiritud y por la religion o denominacion que pertenescamos, pero como de para someter y mandar somo puera carne.

brisa nocturna dijo...

Esta serie esta muy buena y los personajes me son mas familiares de lo que quisiera lastimosamente. La realidad de nuestras iglesias que "a veces uno no entiende".

Saludos!!

Peregrino dijo...

Creo que Juan toca un tema interesante, que creo lo toca de casualidad, ya que no creo que el tema principal en este relato sea la forma como la Iglesia debe de administrarse (dicho sea de paso, para mí es un tema controversial el hecho de intentar administrar al iglesia como si esta fuese una empresa humana, pero esto es otro tema); creo que el tema principal aquí es el caudillismo que encontramos al interior de la iglesia disfrazado con el tema de la “Autoridad Espiritual”. Esta “Autoridad Espiritual” consagra a aquellos que la tienen con la potestad de hacer, pedir, dejar de hacer, las cosas que le plazcan con el Cuerpo de Cristo.
Y es justo eso lo que se olvidan que la Iglesia es un Cuerpo y que dicho Cuerpo es de Cristo, no de aquellos que tienen dicha “Autoridad Espiritual”. Estos pastores, ancianos, maestros, ujieres y cualquier otra persona que ejerza “autoridad” en la Iglesia asumen lo que casi el 98% del cuerpo de Cristo cree: que ellos son los UNICOS escogidos por Dios. Creo que ellos (los Ungidos) y el 98% del cuerpo de Cristo se olvida que Dios llama a todo su cuerpo a servirlo donde se encuentren, sea desde el pulpito, en el campo misionero, de fontanero, carpintero, ingeniero, cantante, pintor, comerciante, etc, etc. Dios llama de diferente forma a sus hijos para que se desempeñen de diferentes formas en el mundo.

Es una lástima que muchos pastores el día de hoy utilicen esta “Autoridad Espiritual” con el propósito de buscar un status en el mundo, obtener medios que de otra forma no podrían. Conozco de pastores que gracias a sus “ministerios” pueden pastorear iglesias con miembros donde el grado de instrucción es bajo, pero que tienen a sus hijos en sendos colegios de clase “A” y siendo miembros de clubes exclusivos de Lima, así como metiéndose al bolsillo un “salario bendecido”, eso es búsqueda de puro Status. También se olvidan que el llamado es personal y como se olvidan de ello, logran becas para los hijos en universidades americanas y de ahí estudios en seminarios teológicos de primer nivel y luego maestrías en teología en el extranjero. Una locura.

No dudo de la Autoridad Espiritual, pero esta servirá solo para el crecimiento del cuerpo de Cristo (no hablo de cifras, número de miembros, hablo de madurez espiritual de los miembros de la Iglesia). Y gracias a Dios porque hay pastores que la usan y ejercen una verdadera Autoridad Espiritual (que dicho sea de paso, no es exclusiva de los pastores, maestros, ujieres, etc).

Que Dios bendiga su Iglesia.

Anónimo dijo...

Existen buenos y malos pastores, con los primeros 5 años son pocos y con los últimos 1 año es demasiado. En 3ra de Juan había un pstor malo, pero Juan no habla sobre qué hacer exactamente con él. La Biblia no da instrucciones sobre el asunto. Sí me preocupa ver tanto razonamiento humano, o sabiduría humana, introduciéndose en la iglesia y eso indica que cada vez nos parecemos más al mundo en muchos de nuestros razonamientos. Este es un asunto donde me declaro incapaz de ofrecer una sugerencia.

George dijo...

Hola Able, ese Juan Rebelde es muy astuto y provocador, me cae bien.

Entiendo poco de religión pues lo que he leido de la Biblia es lo que me dijeron en el colegio que lo hiciera.

Hace muchos años atravezaba un conflincto personal, me acerqué a una señor que tenía que ver con la iglesía (o templo) que está frente a mi casa y cuando le hice un pregunta me respondió "todo depende de ti..." en resumen eso fue siempre lo que me respondió y algo muy vago sobre que estamos dentro de Dios. Es decir, no sentí recibir ningún tipo de orientación sobre nada.

Por otro lado, un amigo me invitó a participar en su iglesia (evangelista), fui una vez y me dió la impresión de ser una fiesta por saber quien está más acerca de Dios, se hacía a través de juegos como memorizar versículos de la Biblia, etc.

Y, ¿a qué viene todo esto?, a nada concreto me parece. Aunque siempre me quedó la sensación de asistir a un mundo que no es real.

PD, en este párrafo escucho tu vos "Juan Rebelde: Según las normas de la teoría de la administración que aprendi en el curso, sí, es malísimo. ¿Perpetuidad? ¿Qué es esto? ¿Los tiempos de Anás XIV y su despotismo ilustrado?"

Fabio Pereyra dijo...

Abel, no se bien como es en tu pais la duracion de los cargos.
En mi iglesia no se eligen los pastores por votacion, solo es algo que se da con naturalidad.
Por ejemplo mi pastor no tiene una fecha donde expire su pastorado.
Para serte franco cuando piense en que el no este mas eso me preocupa.
Es un excelente pastor, ojala dure por muchos años mas, y no es solo mi pensamiento, es el de toda la congregacion.

Un abrazo

Fabio

Abel dijo...

Bueno mi estimado George, en ese Juan Rebelde hay un poco de mi, de ti, de muchos otros. Son experiencias muy comunes. Por eso quizá escuches mi voz en algunos párrafos...

Abel dijo...

Fabio:

En realidad eso depende de la denominación. Aquí algunas funcionan como tú me cuentas, otras como lo digo en el artículo, otras, pues, no estoy seguro.
Hay de todo...

Saludos,


Abel.

Patricia Edith Alvarez Celia dijo...

Cito este párrafo de "Anónimo": En 3ra de Juan había un pstor malo, pero Juan no habla sobre qué hacer exactamente con él. La Biblia no da instrucciones sobre el asunto.

Sobre este tema me viene a la memoria Ezequiel 34:1-13... Me parece que los tales pastores están en un problema... Terrible caer en las manos del Dios vivo. Pobres...

Abel dijo...

Sí pues, pobres, sean pastores o no. A veces nos olvidamos de eso, ¿no crees? Yo muchas veces ni pienso en eso, aunque soy conciente que algo que debo tener presente...

Patricia dijo...

Tenés mucha razón Abel con tu acotación, sean pastores o no... Es verdad que muchas veces no pensamos en eso, me pasa igual.
Estuve leyendo varios de tus post y, aunque en algunas cosas no coincidamos totalmente; muchas veces me he sentido identificada.
Te invito a que visites mi blog http://semillasalviento.blogspot.com y me comentes qué te pareció. Son bienvenidos los elogios y también las críticas constructivas :-)

Abel dijo...

Patricia, me daré una vuelta por tu blog y te haré un comentario por allá.

¡Saludos!