jueves, 26 de abril de 2007

Esas cosas que a veces uno no entiende (III)

Año 2000, Conferencia Anual de la Asociación Peruana de Pastores Espirituales, en el salón Chavín de Swiss Hotel (*), San Isidro, Lima-Perú. Se narra una conversación en el coffee break, mientras se departen sanguchitos, jugos y agua mineral, entre tres miembros del liderazgo evangélico del país: el Pastor Anás, pastor titular de una iglesia importante de Lima, el Dr. Gamaliel, Rector del Seminario Bíblico Peruano, y el Hno. Albert E., director nacional de la Asociación de Estudiantes Universitarios Cristianos.

Gamaliel: Anás, tu chico, Juan Rebelde, está primero en el cuadro de mérito del seminario. ¡Es muy bueno! Le vemos muy buen futuro allá.
Pastor Anás: ¡Por supuesto! Es de mi iglesia. ¿Dónde crees que recibió esa base?
Albert E.: Esperen, yo creo que conozco a ese Juan Rebelde. ¿No estudia en la Universidad también?
Pastor Anás: Sí, estudia Derecho. ¿O Medicina? No me acuerdo, tengo que preguntarle a mi asistente, el pastor Caifás.
Albert E.: ¡Claro que lo conozco! Sí, es muy buen hermano. Asiste con frecuencia a nuestras reuniones en el jardín de la facultad de Artes.
Gamaliel: Que bien eso, que se vincule en todo lo que pueda. Oye Anás, en el seminario pensamos que Juan Rebelde podría involucrarse un poco más, siendo Jefe de Práctica de uno de los cursos allá, además de ayudarnos en el diseño de un programa que incluya su carrera profesional y la Teología. También es muy bueno con las computadoras, y pensamos que le puede ayudar a muchos estudiantes mayores que no saben cómo usar una y que tienen el llamado del Señor para estudiar en el Seminario.
Pastor Anás: Que interesante Gamaliel, pero de ninguna manera. Juan está involucrado activamente en la iglesia, y no puede dejar los ministerios. No es posible, lo siento mucho. Caifás, su pastor directo, jamás aceptaría algo similar.
Albert E.: Anás, había pensado algo parecido con él. Yo necesito con urgencia un coordinador para la universidad de Juan, alguien que organice las reuniones y estudios bíblicos, que se encargue de organizarlos en todas las facultades, que haga eventos, conferencias, cosas de ese tipo. Juan me dijo que le encantaría, que estaría feliz haciendo eso.
Pastor Anás: ¡Imposible! Ya dije: Él tiene muchos ministerios en la iglesia que no puede dejar. Por favor, lo que me pides no se puede hacer.
Gamaliel: Anás, Juan es un lider con mucho futuro. Trabajando en la universidad como coordinador y a la vez en el seminario, ayudándonos con esos proyectos, puede ser de gran ayuda en la obra. ¡Su impacto sería mucho mayor que en tu iglesia!
Albert E.: Sí Anás, ayudaría a los futuros cristianos profesionales y a los futuros pastores. ¿No te parece que es más útil allá? Además, él ha dicho que le gusta y que estaría de acuerdo con trabajar conmigo -y estoy seguro que con Gamaliel también-
Gamaliel: Sí, me dijo también que le gustaría.
Pastor Anás: ¡Esto es inconcebible! Yo soy su pastor y yo decido qué es lo mejor para Juan Rebelde. Lo que están haciendo es muy malo: ¡Le preguntan si le gustaría ministrar con ustedes antes de hablar conmigo! ¡Eso está muy mal! ¡No es correcto! ¡Así no se deben hacer las cosas! ¡Puede perder la fe si se desliga de su iglesia local!
Gamaliel: Vamos Anás, te pido que lo consideres. Es un pedido de amigo a amigo.
Pastor Anás: Un amigo que pretende robar las ovejas ajenas. ¿Eso es amistad? No, eso no es amistad.
Albert E.: Anás, no te sulfures, por favor, es sólo un pedido, nadie ha robado nada. Considera que a Juan le gusta la idea.
Pastor Anás: Eso no interesa. Yo soy quien decide qué es lo mejor para la vida ministerial de Juan. Y para él lo mejor siempre será servir en su iglesia. Tendrán que buscarse otra persona o contratar a algún egresado de seminario.
Gamaliel: ¿Y con qué dinero, si tu iglesia nos debe las contribuciones de todo el año 2007?
Albert E.: ¡Jajajaja! ¡Un moroso!
Pastor Anás: Los diezmos han estado ralos estos meses. Regularizaremos pronto.
Gamaliel: No te preocupes. Pero recuerda que Juan no es tu propiedad privada.
Pastor Anás: Está sujeto a mi y debe obedecerme. Es lo que la Biblia dice claramente. Y yo decido que su lugar es ministrando en la iglesia y punto. ¡Y no se hable más del asunto!


-------------------------------------

(*) Por supuesto, es 5 estrellas.

20 comentarios:

Leo_on dijo...

Porque me parece tan comun?...

Saludos.

brisa nocturna dijo...

Tan real...y triste.

El abuso y la manipulacion espiritual.

Saludos!

Carolina dijo...

:)

Te platico de una "Juanita Rebelde" que en una discusión de esas mejor les plantó un "no" a todos... mientras se ponía de acuerdo con el único Dueño de su vida.

Un abrazo

Pablo el humilde dijo...

Dime, Abel, ¿qué trauma has sufrido en tu Iglesia?
¿Qué pasó? ¿No te tomaron en cuenta a la hora de repartir los cargos de liderazgo y por eso te pones ha despotricar como un energúmeno del “sistema” eclesial protestante?
Vamos, no hay necesidad de que te esponjes cada semana de esta manera. Todos sabemos que algún día terminarás siendo uno de los pastores a los que ahora tanto criticas.
No respires por la herida, viejo.

Abel dijo...

Leo, Brisa: Si pues, tan común, y triste. ¿Qué podemos hacer???

Abel dijo...

Caro:

¿Les dijiste que no????? ¿Cómo así?????? ;) ;) ;)

Abel dijo...

Pablo:

Ni traumas, ni nada. La posición crítica no tiene que nacer desde un evento negativo, y quizá podrías entenderlo si lees otros artículos del blog. ¿Energúmeno? ¿Por qué esa calificación??? ¿Dónde puedes concluir esa condición de "energumenismo"????? ¿Por una cuestión descriptiva y algo sarcástica, como en el último post? ¿Descripción + Sarcasmo = Ser energúmeno??? Es una pregunta abierta, para poder entender mejor. Repito que el post es descriptivo, y estoy seguro que muchos podrían corroborar lo que se dice allí.

¿Ser pastor? No gracias, no está en mis planes.

Gabriel dijo...

Abel,

Estas historias tuyas, cuanta verdad.

En mi caso me preparé, consumí energías en mucho activismo misionero, y durante siete años luché con varios "pastores Anás" que formaban la junta de evaluación de candidatos al ministerio de mi denominación inicial. Los mismos que utilizaban métodos deshonestos para aprobar a sus condiscípulos. Como nunca utilicé mis "credenciales" para ejercer presión (tengo dos: "el hijo de..." y "el nieto de..."), finalmente me salí de la deno(abo)minación.

Hoy creo que ellos me hicieron un gran favor. Nunca es mejor utilizada nuestra libertad como cuando damos un paso al costado, sacudimos el calzadao, y seguimos caminando.

Oye, ¿has visto?, energúmeno es sinónimo de poseído por el demonio... como en aquel incidente de Marcos 3:22 (para mí que algún Anás se disfrazó de Saulo)

Un abrazo y adelante con la serie!

brisa nocturna dijo...

Si Abel, solo podemos tratar de hacer la diferencia y no ser ciegos a la realidad.

Si me permites, me gustaria decirle al Sr Pablo Humilde, que no es nesesario ser un lider frustrado,traumado e ignorado para hacer una critica objetiva del "sistema eclesial protestante",que dicho sea de paso,prefiero creer que somos UN CUERPO con Cristo como cabeza y no un sistema que funciona programado.Lo que esta mal, pues esta mal.No por decir claramente y sin tapujos la realidad de las iglesias hoy dia, se es menos cristiano,al contrario, siempre y cuando se busque ser parte de la solucion y ser agentes de cambio. O acaso el mismo Jesus no fue el principal critico del "sistema religioso" de sus tiempos??

Saludos!

George dijo...

lo más triste es esto "Yo soy su pastor y yo decido qué es lo mejor para ..." para quien sea ¿no?, un pastor dueño de sus "obejas" que en este caso son personas (medio esclavista el tema, pero sé que apunta a la crítica no al esclavismo).

creo que es uno de los peores males que se puede hacer: decidir la vida de otros.

Carolina dijo...

Ja,ja...
¿Cómo crees?
¡¡Me refería a Juanita Rebelde!!

Monja Guerrillera dijo...

Ay, pero si estaban tambien Gamaliel y Anás... Luchando "desde adentro" de LA iglesia, no como los otros, los de "afuera"...

Monja Guerrillera dijo...

¿Cual sera el criterio (*) de Ekklesiomuerto- cuya existencia dentro de la teologia concuerda con la de una ameba- para decir quién es subversivo, sin incluirte a ti, Abel?
¿El criterio de la venganza?

Dame unas clases para no ser subversiva, Abel -ya que tú no lo eres según ekklesiomuerto-, y al mismo tiempo seguir siendo tan gemelos tú y yo.

Ay, las cosas que me dan a leer algunos amigos desde el "mercado cristiano" y la ekklesiamuerta..."


____

(*) A veces hasta le otorgo el beneficio de dotarlo generosamente de criterio, a alguien con doble cara / dios Juno.

Abel dijo...

Si, George, decidir por los demás es algo que, en verdad, es malo, puntualmente cuando ya estamos grandecitos. A veces algunos prefieren que la gente sea como niños, malinterpretando las palabras de Jesús.

Cuánto tenemos que aprender al respecto.

Muchos saludos,

Abel dijo...

Brisa:

Sí pues, tenemos demasiado que hacer. Poco a poco, en nuestros espacios, hay que ir avanzando, como la gota de agua que horada la roca.

Saludos para ti.

Abel dijo...

Gaby, amiga, hermana, ¿Quieres que te de una clase para no ser subversiva??????? ¿Me la pides a mi????? Me pones en problemas, no tengo idea de qué podría enseñarte. ¿No tiene el cristianismo, acaso, una veta subversiva????? Negarla es ignorancia. Quizá otros podrían enseñarnos a los dos, ¿no crees???

Daniel Mercado dijo...

Qué duro lo que relatas, espero que sea sólo ficción.

Abel dijo...

Bueno, es una historia ficticia basada en una circunstancia real. Es una distorsión sobre la que tenemos que luchar en algunas iglesias evangélicas...

Muchos saludos,

Daniel Mercado dijo...

No sólo las evangélicas, desgraciadamente, pero son excepciones, todo el resto hace que toda esta aventura valga la pena.

Abel dijo...

Es verdad. Sean los problemas que sean y las distorsiones que existan, es la misión de Dios y el dejar que nos use lo que realmente vale la pena. Totalmente de acuerdo contigo.