jueves, 12 de abril de 2007

Esas cosas que a veces uno no entiende (II)

Otra vez, Juan Rebelde, un amigo mío, cristiano de "mala influencia" o de "segunda división", conversa con su pastor Pepe Caifás, que lo ha citado a su oficina, preocupadísimo:
Pastor Caifás: ¡No puede ser! ¡Me siento muy triste! El hermano Lengua le contó al Cuerpo Pastoral, a la Asamblea de Ancianos y al Comité de Líderes que te vio en un bar, junto a dos personas más que estaban... ¡fumando!, y que tenías en tu mano un vaso con una sustancia espumosa que al parecer era cerveza.

Juan Rebelde: "Cusqueña", pastor (*). ¡La mejor de todas!
Pastor Caifás: ¡No puede ser! ¿Encima te burlas de mi? ¿Qué te está pasando, Juan? Yo te conozco desde pequeño y siempre has sido inclinado a las cosas espirituales; ganabas los concursos bíblicos, te bautizaste muy joven, incluso fuiste al seminario. ¡Te estás perdiendo y eso me duele! ¿Sabes? Estoy orando mucho por ti y, luego de hablar con los otros pastores, hemos decidido darte otra oportunidad porque entendemos que lo del bar puede ser un descuido que a veces pasa, y creemos que si te acercas al ministerio ese fuego intenso que tenías, revivirá.

Juan Rebelde: ¿Una nueva oportunidad?
Pastor Caifás: Sí. ¡Sé que eso es algo que te atrae! ¡Servir de nuevo, Juan! Puedes, si quieres, ser el segundo después de mi. Pero, debes prometer a todos que no volverás a un antro de ese tipo ni te juntarás con esos pecadores que fumaban y mucho mejos, tomarás alcohol de nuevo. Eso es de malísimo testimonio. Hay que pensar en nuestros hermanos más débiles.
Juan Rebelde: ¿Qué? ¿No volver a ese bar? ¿No tomar de nuevo? ¿No ver a esos amigos a los que les hablaba de Dios esa noche? ¡No entiendo!
Pastor Caifás: ¿Predicando en un bar? ¡Estás loco! ¿De dónde tienes edas ideas tan disparatadas? Juan, te lo diré claramente: ¡Tomar es un pecado! ¿Es que te olvidaste de eso?
Juan Rebelde: No pastor, está usted muy equivocado. Lo han engañado completamente. ¡Tomar no es pecado! Tampoco ir a un bar. Nosotros tenemos esa idea pervertida de que tomar una cerveza está mál. ¡Y se la enseñamos a otros! Y peor, nos hacen sentir culpables porque ponen sobre nuestros hombros la carga de nuestros hermanos nuevos en la fe.

Pastor Caifás: Juan... es que... estoy desconcertado, te oigo y te desconozco. ¿Qué ha pasado para que tus estándares éticos hayan caído tan bajo?
Juan Rebelde: ¿Ética? ¿Quién habla de ética aquí?

Pastor Caifás: ¡Pero por supuesto que es un tema ético!
Juan Rebelde: ¿Tomar una cerveza, un tema ético??? ¿Un tema ético como el robo o la infidelidad? Pucha, ¿en qué secta estoy para que se piense así??

Pastor Caifás: Juan, no insultes a la iglesia. Es una cuestión de ética, de testimonio, de evangelismo. Ay Juan... oraré por ti. Si no creyera que la salvación no se pierde, diría que ya estás en el camino del infierno. ¡Oraré de rodillas por tu alma!



(*) Una marca peruana de cerveza.

10 comentarios:

Leonel Rubio dijo...

Ayer mismo comentaba algo parecido...

En mi ciudad dos empresas muy importantes y que pagan bien, ademas de excelente prestaciones y utilidades son la de Cerveceria y Cigarrera.

Muchos cristianos buscan por muchos medios trabajar en ellas sin menor reparo de conciencia, pero se razgan las bestiduras si te ven tomando alguno de los productos que ellos mismos ayudan a fabricar.

Realmente doble moral a todo lo qe da... Por cierto, basado en tradiciones extra Biblicas.

Leonel Rubio
Pensando en Voz Alta

Monja Guerrillera dijo...

Ay Juan Rebelde, como te quiero.
¡Los estándares éticos! Jaja

Y lo de la "Nueva oportunidad", (*)del pastor Caifás, como un dador y extirpador de "oportunidades" de sus "sometidos"...

Ahora qué raro un pastor Caifás que crea que la Salvación no se pierde...
No tiene sentido el mundo de un pastor Caifás si él no puede hacer el management de la salvación ajena. Por lo tanto, la hipótesis de pérdida de salvación tiene que existir a fin de otorgarle un poco de adrenalina a su ministerio...

(*) El 12 de febrero me ceremoniaban con una "nueva oportunidad", y me llegó la "encíclica" de aviso de restauración (como cuando le cortan la luz a uno en la xasa y liego le reestablecen el servicio) y que estarían el concilio gustoso de mi presencia. Y hasta me 0lamaban "hermana".
Yo soy muy defectuosa y pecadora en muchos aspectos, pero no soy rencorosa. Sin embargo, a cambio soy incrédula. Una vez que un hipócrita me firmó un decreto, para mí ya fue. Perdió. No tiene forma de resucitar.

Así que plegué el papelito de la invitación en forma de aeroplano, y jugué un rato con él, hasta que cayó en un charco en el patio de mi casa.

Monja Guerrillera dijo...

Ah, hablando de doble cara...

Carolina dijo...

¡¡¡Juan Rebelde sí es un pecador!!! ¿Cómo que la mejor cerveza es la peruana?. ¿Qué la globalización no les bendice con cerveza mexicana?
(y no precisamente la de Monterrey, eh Leonel).

Saludos Abel.
Pd1. El tiempo corre y mientras los pastores se atasquen en ese tipo de trivialidades, ese tiempo que corre se pierde como agua regada a tierra. Qué vergüenza de diálogo. Lo peor es que el pastor ni supo qué pasó frente a sus narices.
Pd2. No me gusta la cerveza pero igual soy muy pecadora.

Abel dijo...

Leonel:

Si pues, la doble moral es lamentable y, en particular, me encoleriza un poco (¿A qué cristiano no?), aunque mi énfasis en el artículo no era precisamente eso sino que el beberse una cerveza es, para muchísima gente, un serio problema ético. Allí, entre el lúpulo, la cevada o el congelador que la mantiene helada, hay una disyuntiva que para mucha gente tiene los colores del infierno. Pero ignoramos esos lugares y situaciones que son peores y que son más "santos": el controlismo de las iglesias, el legalismo estricto que mata el amor. ¿No es ese un peor pecado que un vaso de vino semi-seco?

En fin...

Abel dijo...

Gaby:

Es que los Caifases están por todo sitio. También los existen calvinistas ;) y pues, soy hijo de mi formación evangélica.

Así que llegó la encíclica de perdón, de anulación de excomunión... ya no eres "enemiga" sino "hermana". Ellos han decretado que "tus pecados te son perdonados". Esas atribuciones que se colocan nuestros pastorcillos... Pero a pesar de eso, ¿No tienen ninguna oportunidad para ti??? ¿Tan calamitosa fue su actitud en el pasado?

Monja Guerrillera dijo...

Abel: Es que ha cambiando la "cúpula jerárquica"...

Yo no la quiero a esa "oportunidad" refrita.
Tengo muchas otras puertas abiertas por mano del que Es La Puerta. ¿Y quien -luego de La Puerta- quiere otras portezuelas?

Fuc...ng "encíclica".
Me río de los pastores que velan por mis "oportunidades". En mi país para la esclavitud existió la Asamblea del Año 13.

George dijo...

Cuando chibolo, en mi barrio había una pata que se hiso "hermano" de mi vecino que era su amigo y muy evángéilico (ignoro detalles). El hecho fue que una día en casa de este pata, recien convertido hubo una reunión, él compró la cerveza y los cigarros. Lo vieron y lo "condenaron", casí tan parecido como lo relatas en tu historia.

Prácticamente lo botaron de la iglesia, el pata se fue de viaje a argentina, decian que ya no podía estar en el barrio, luego regresó y creo que ya no son amigo.

Cosas extrañísimas de la iglesia.

Es curioso, cuado me ha tocado ir a una iglesia (Crisitian) yo no entro por respeto, es decir, no puedo persinarme ni fingir que rezo pues esa no es mi fé, pero los que si lo hacen, se rien de mi actitud "... si entras te quemas" dicen...", pero son tan pecadores como yo.

uno dijo...

imaginaos si la falta hubiera sido cuestion de cintura para abajo. La hecatombe.

XyNd4r dijo...

Hola Abel, tienes mucha razon esas son cosa s k uno a veces no entiende :P salu10 muy buen post