miércoles, 15 de julio de 2009

Cansado

Estoy muy cansado.

- Cansado del sí pero no ("tu mensaje es válido pero no tienes derecho a hablar", "tu crítica tiene sentido pero no sirve porque no planteas soluciones", “tu espíritu es bueno pero tu carne te gana y no se ve la orientación del Espíritu”). ¿Siempre tenemos que dorar la píldora? ¿Acaso nada está bien?

- Cansado del sometimiento al receptor de los mensajes porque "atacamos a lo que ama, pobrecito. Debemos amar al hermano débil". ¿15 años en la iglesia, y lo siguen considerando débil?

- Cansado de mi nula inteligencia a la hora de transmitir lo que quiero decir. Se me olvida que a los peruanos no nos gusta el mensaje directo. Se me olvida el amor que deben transmitir mis palabras.

- Cansado de lobbys y políticas eclesiales, a todo nivel. De sínodos denominacionales, o de miembros que intercambian información entre ellos. Cansado de ser parte de esto.

- Cansado de no aprender a medir mis reacciones y ser algo más diplomático.

- Harto de ver cosas que el resto no ve. ¿Son cosas reales? ¿Son cosas gaseosas e irrelevantes? ¿El pastor en realidad no es autoritario? ¿La gente en realidad no es adicta a él? ¿No somos fundamentalistas? ¿Todo eso no es más que mi subjetividad?

- Harto de hacer algo por cambiar las cosas (algo, al menos levantar la voz de crítica) sin hacerme el loco, o el disimulado o el que trata de cambiar las cosas desde dentro de a pocos.

¿No era todo más fácil antes? ¿En los tiempos de ovejas sometidas? ¿No era mejor ser bien peruano y hacerme de la vista gorda? ¿No viviría más tranquilo de esa manera?

18 comentarios:

George dijo...

lo más probable es que me equivoque ya que no recuerdo con exactitud, pero la idea era algo así como: no sería mejor vivir en la ignorancia, desconociento todo de todo, así no sentiríamos preocupación por nada, así todo sería más fácil...

ahora que leo creo que exagero.

Anyul Rivas dijo...

uy, Abel, yo también me cansé hace tiempo, luego pensé regresar, pero también pensé que el cansancio y el hastío sería mayor si me unía de nuevo con alguna institución de esas.

Mi pregunta es ¿qué harás con todo ese cansancio?

Te acompaño por este camino en la distancia, abrazos Abel.

Abel García García dijo...

Estimado George, has dicho palabras sabias. Si ignorara las cosas que veo, definitivamente viviría más tranquilo. Menos estrés, menos inquietud... pero bueno, que se hace.

Abel García García dijo...

Anyul, hoy me pregunto: ¿Para qué regresé? Recuerdo cuando te comenté que estaba por regresar a la institucionalidad eclesial para que mi hijo tenga un grupo cristiano dónde crecer... pero ahora no sé. Entré a la boca del lobo, y el lobo está cerrando la boca.

Es como si Dios me dijera ahora: "Yo te dije que salgas. ¿Por qué porfías en quedarte? ¡Deja el pasado en el pasado y construye lo que te he encargado!". Creo que debo escuchar la voz de Dios, y salir de manera definitiva.

Anyul Rivas dijo...

Bueno Abel, en aquel entonces yo admiré tu desición y pensé que era posible cambiar las cosas desde adentro. Ahora, si dices que la voz de Dios te dirige hacia otro lado, es tiempo de empacar tus cosas y salir a caminar en el desierto, a la tierra de nadie.

Te cuento que yo en este camino tan solitario, sinuoso y a veces oscuro y frío, me dan ganas de regresar a la vieja institución: siempre segura de lo que dice e inmutable... ah, pero eso es tema para otro día.

Abel García García dijo...

Anyul, te soy sincero: no sé qué hacer, es una disyuntiva y no me queda para nada claro cuál es el mejor siguiente paso. Literalmente, estoy a la espera de algún tipo de señal que Dios me quiera dar...

Jorgix dijo...

Si estamos cansados, nos queda tomar nuevo aliento y seguir la ruta.

Es como Peter Parker cuando toma conciencia que es el hombre araña y que debe de asumir la responsabilidad por esa identidad.

Es como Frodo, cuando se sentía débil para llevar la pesada carga del anillo, y recuerda que una comunidad lo apoya a pesar de la dureza y adversidad del viaje.

Es como Neo, que no sabe a ciencia cierta si es El elegido antes del beso de Trinity.

Es como tantos, que se sintieron solos en su momento, pero acaso no es ese desierto la ruta obligada de los que abren camino? No es el desprecio, la burla y la indiferencia las cargas propias del mensajero, del que viene con alegres nuevas de paz?

Quizá nuestros hijos puedan entender en algo lo que se quiso decir.

nois dijo...

creo que no el cansancio es algo muy patente....yo tambien estoy harta de estas cosas, sin embargo, sabemos por la Palabra q nada de esto sera distnto....Dios nos da a algunos que queremos el ver...y deberias vernos privilegiados por esto...solo dependemos de El.
la institucion es algo humano, asi debemos dejarla...los hijos e hijas de Dios, sabemos como llegar a Dios sin la jerarquia...
saludos!!!

Kike dijo...

Doctor, sin ánimo de joder, yo lo veo más cerca de la Iglesia católica (dendeveras, o sea, en serio). Salud.

Abel García García dijo...

Es verdad, tan verdad lo que dices, Nois. Con frecuencia se me olvida, y precisamente ese olvido trae sufrimiento: la humanidad de la institución la hace imperfecta. Quizá, como Bart Simpson, debo escribir una pizarra con esa frase, para no perder de vista esa realidad.

Gracias por tu comentario. Saludos para ti.

Abel García García dijo...

Kike:

Aunque leo constantemente a teólogos católicos (porque son muy buenos, la verdad), veo dificilísimo ir por ese camino, aunque uno nunca debe decir "de esta agua no he de beber". Creo que lo mío es como verse en un espejo, y quejarse por lo miserable de nuestra propia condición (en este caso, mi particular relación con mi iglesia evangélica), junto a un afán profundo de mejora, de arreglo, que no se puede hacer por la naturaleza pecaminosa que tenemos. Creo que es algo que sentiré toda la vida :-o, tanto de manera personal como comunitaria, pero debo aprender aún a matizar mis sentimientos y palabras.

Cambiando de tema, te vi muy bien en Facebook. Se te ve muy contento en las fotos, y no es para menos. Felicidades por todo.

Un saludo,

Abel García García dijo...

Jorge:

Pues sí, lo que dices es verdad. Tito me decía lo mismo, pero al mismo tiempo por allí me hablaban del amor, ese que "cubrirá multitud de pecados". Estoy dandole vueltas a esas ideas.

Por otro lado, soy conciente del abandono de las trochas abiertas, de las rutas nuevas, y quizá por ello exista una inquietud adicional. O sea, me llamaron a salir, salí y construí (un poquito), luego volví a entrar, abandonando lo de afuera. ¿Debí abandonar eso? Quizá no.

Estoy divagando un poco; quizá me entiendas ;-)

Saludos para ti.

El Ciberpastor dijo...

Abel

No existe la iglesia perfecta.

Alguien dijo que cuando llegamos a ese tipo de iglesia deja de serla.

Que Dios te siga bendiciendo

Abel García García dijo...

El problema es que con ese argumento se justifican tremendas cosas, en especial por parte del gremio pastoral. Creo que decir que no hay iglesia perfecta no es suficiente...

Saludos. Gracias por comentar.

Anónimo dijo...

Saludos

Sin duda que todo eso cansa y probablemnte existen muchas otras cosas que tambien cansan. Yo he aprendido que siempre la iglesia debe estar en constante renovacion, no es algo facil, pero es algo que se puede lograr. Cuando hablo de la iglesia, estoy pensando en una Comunidad local, no en una denominacion, estas no cambian, posiblemente en cientos de anos, pero en realidad estan sumidas en sus tradiciones.

Como Pastor me ayudo mucho comenzar una nueva iglesia, sin presiones de la iglesia madre, solo y con la unica intencion de ser una comunidad de fe y amor, donde las relaciones son lo mas importante. No ha sido facil, uno mismo tiene sus tradiciones, pero siempre estamos en constante reflexion para no ser una iglesia, aunque sin denominacion, pero con tradiciones.

Hoy es tiempo para hablarles a los miembros de la iglesia, aunque tampoco establecemos quienes son miembros y quienes no, y decirles que nunca cambiemos, ya seamos ancianos o no, pero siempre buscando que el amor y la fe debe prevalecer.

Animo hermano, siempre tendras rutas por las cuales puedas caminar. Creo que la comunidad de fe es algo lindo que Dios nos da para caminar. Si, ya se, las comunidades se corrompen, lo se, pero debemos pagar un precio y buscar nuestra Comunidad que sea mas real.

No puedo decir que lo hemos logrado en su totalidad, pero insisto, no podemos llamarnos iglesia si no nos amamos. A mi me cansa ver iglesia donde todo mundo habla de todo mundo, eso no es amor, eso es treadicion y forma de sindicato.

Un abrazo desde Mexico

Jesus

Disculpame mis acentos, pero estoy en una PC americana y esta medio dificil ponrlos

veldugo01 dijo...

JEjejejeje! No estás muy diferente a muchos de nosotros. Es increíble que cuando Dios nos llama a su reposo a veces ser parte de esta Virgen Esposa Iglesia es tan canso, tan frustrante y da tanto trabajo al mismo tiempo. Es super increíble que tenemos que gastar tanta energía pensando en que nuestro país se va a la desgracia (y eso que pagamos impuestos, ¿o no?).
Tómate un reposo, bébete un vaso de agua bien fría... y luego: a la carga de nuevo...

José Luna dijo...

Abel, otro hombre muy preguntón, me enseño -hace tan solo un par de meses, en mi examen de filosofía- que una vida sin reflexión no vale la pena de ser vivida. Adios.

Abel García García dijo...

José:

Totalmente de acuerdo con lo que dices, aunque vale la pena decir que a veces uno extraña los tiempos de ignorancia: eran más sencillos.

Un saludo,