lunes, 7 de mayo de 2007

El paradigma de la autoridad (video 2)

Este es el segundo video del coloquio que les mencioné en el post anterior. Esta vez es la conversación entre todos los asistentes sobre el tema planteado en la exposición


9 comentarios:

Alexander Rodríguez dijo...

Muy buena la presentación, y aún mejor la interacción de los hermanos!!

A&R

Abel dijo...

Sí, concuerdo en eso contigo: la interacción entre todos fue muy buena. Dios nos instruyó a todos mediante todas las opiniones ese día.

Antonio dijo...

Saludos : Me llamo Antonio y llego hasta aquí , recomendado por Anyull y por medio del blog de la monja guerrillera. Me indicaron este sitio ya que las cuestiones que yo planteaba iban sobre la autoridad en la iglesia. He leído tu escrito y visto los videos al respecto ; he de decirte que suscribo completamente la opinión que defiendes allí.
El amor debe ser la regla y el servicio el fin. Respecto a la comunidad entre iguales es también una cuestión que a veces suena escandalosa , pero que debería plantearse mas en nuestras comunidades.
Sin embargo (siempre hay alguno) me gustaría comentarte alguna cuestión .
Entiendo la diferencia entre Líder y gobernante (básicamente el origen de su autoridad) ,mas en la practica ambas líneas suelen difuminarse bastante , ya que (y hay va la cuestión) ; Si alguien tiene una cierta responsabilidad en la iglesia (nosotros utilizamos bastante la palabra ministerio) ¿No debería llevar eso una autoridad implícita? ¿Una autoridad de carácter ejecutivo?¿Hasta donde están los limites? Entiendo que responsabilidad sin autoridad es una caña quebrada .
La respuesta debe hallarse en los frutos (eso también lo comparto) . La edificación de la iglesia a semejanza de Cristo es la medida del liderazgo en la iglesia .
La cosa se complica solamente, cuando esa autoridad no es entregada libremente y en virtud de la entrega y servicio de los dirigentes.
En mi caso , el consejo de ancianos de mi iglesia , son gente entregada , que se sostienen con sus propios trabajos y los primeros en esforzarse por sus hermanos.
Siguen siendo falibles (¿Quién no?) pero su sincero deseo de hacerlo bien y su honradez en el servicio hacen que , por mi parte gocen de alta estima .
A pesar de los distintos contextos culturales y nacionales en el que nos desarrollamos y también nuestra dispar historia eclesial (me hizo gracia lo de la coctelera Yankee... no se si a vosotros os hace tanta) , me alegro de poder compartir con hermanos que pueden ampliar mi visión de las cosas. Gracias por tu atención.
Atentamente.

Anyulled dijo...

Dios te bendiga Antonio!!!

Y Dios bendiga también a todo aquel que como tú está dispuesto a reexaminar la validez de sus convicciones, con el fin de desempolvar la verdad subyacente del evangelio!!!

Abraham Miranda dijo...

La gran dificultad del sistema religioso de hoy, para poder aceptar aquel mensaje de las buenas nuevas del reino de Dios ( que no entienden y no les conviene) por lo tanto no lo pueden enseñar ni demostrar, esto les hace incapaces para vivir en esa autoridad moral y espiritual, esa hipocresía les ha llevado asumir la única posición que les queda el autoritarismo y sus mecanismos que les permita sostenerse en ese sitial, su inseguridad le con lleva a censurar cualquier expresión contraria a ellos o menos conveniente. En Latinoamérica y Perú que vivieron regímenes de dictadura los cuales les a sido su escuela y modo de convivencia que les hizo callar frente a tanto abuso y corrupción haciéndose parte de ella, y de su estilo, habiendo contribuido incluso para con esos personajes, de allí vemos su actuar en los múltiples casos de recibir un encargo pastoral temporal, para luego autoproclamarse vitalicios todo poderosos, a los que hay que seguir según su visión ( con una mente cautiva).
Sin necesidad de seguir abundando. Y por lo cual obligados a tomar lugar, estamos a la puerta de nueva reforma protestante “protesto frente a ese sistema religioso de hoy”, para manifestar el evangelio de Cristo que nos encargo y demostró con su ejemplo y palabra, haciéndonos iguales y cercanos a él mismo.
Saludos Abel, felicitaciones.

Jorgix dijo...

Reforma postmoderna que fomenta las comunidades cristianas relacionales que transforman y discipulan naciones enteras.

Abel dijo...

Antonio:

Como le decía a un amigo hace algunos días, este es un tema que está en desarrollo. Estoy de acuerdo con la autoridad implícita que tienen los líderes en la iglesia, pero siempre insisto en el tema de la igualdad ontológica como tema prioritario. O sea, quien es líder debe entender que está arriba no porque es más, sino que está allí a pesar de ser igual, por el deseo de Dios. No tiene méritos que lo pongan encima, ni deméritos que lo coloquen debajo. Encima de esto (o quizá alrededor o como base) está el amor. Sobre esto construimos, pienso yo. Pensando de esta manera podemos evitar tanto sufrimiento y distorsiones que observamos en las iglesias, algunas convertidas en feudos o pequeños reinos con una monarquía de tipo absolutista. ¿Y dónde queda Cristo??? Pues no lo sé.

¿Una autoridad de carácter ejecutivo? Sí, aunque yo en este punto prefiero pensar en un carácter ejecutivo basado en los dones y la realidad del cuerpo. O sea: la base de la función ejecutiva está en la comunidad, como fuente final de las decisiones, no en uno que es elegido por la comunidad que luego puede por sí mismo decidir a su libre albedrío.

Y, como dices, la respuesta debe hallarse en los frutos. Todo es algo en lo que creo debemos trabajar aún mas, en pedir que Dios nos ayude a configurar un "modelo" al respecto.

A construir, entonces.

Gracias por tu lectura y comentarios. Es algo alentador para mi y me ayuda a clarificar mis ideas y pensamientos respecto a la autoridad.

Saludos,

antonio dijo...

En primer lugar , gracias a Anyulled por sus ánimos . Nunca es tarde para ser como niños , que descubren su entorno . También a la aportación de Abraham y a la reflexión de Jorgix.
Muy interesante la idea del carácter ejecutivo , Le da una perspectiva mas dinámica al tema , al tiempo que desmitifica la figura “personalista” del mismo.
En mi opinión , gran parte de los problemas que comparten nuestras iglesias , respecto al tema de la autoridad vienen de haber mezclado , agitado y servido un cóctel explosivo , en el cual se diluyen – no se sabe en que proporciones – aspectos como el Espíritu , los dones , el servicio cristiano y las tradiciones .
El Espíritu es , como dice mi amigo Juan, el gran democratizador , ya que todos los cristianos , participamos ( o podemos hacerlo) plenamente de él. Sin que algunos tengan dobles porciones , línea exclusiva de comunicación o la patente (a veces de corso).
Cuando se utiliza el Espíritu , como arma ofensiva discriminando y menospreciando a nuestros hermanos , que ya no son tales , sino “huerfanitos” a los que hay que domesticar por su propio bien , usurpando la guía del Espíritu , por la guía humana , añadimos un ingrediente peligroso y alienante .
Los dones , se convierten en fines en si mismos , y no un medio para alcanzar objetivos colectivos. Lógicamente se transforman así en señas de identidad , que rápidamente degeneran en insignias que denotan rango . Lamentablemente , los dones que provienen del Espíritu y son repartidos con soberana voluntad , se “criban” y se dosifican , en virtud , no de las necesidades de la comunidad (yo pienso que ese es el criterio del Espíritu... con toda humildad hacia su criterio) , sino en virtud del populismo o tal vez de la conveniencia eclesial (nótese diferencia entre comunidad y eclesial).
Si a esto le añadimos una idea perversa del servicio cristiano , no dándole la idea que Jesús encarno , sino presentándolo como una caricatura del mismo , en la cual toda idea de ayuda viene de la cumbre eclesial y la base es mera receptora o en todo caso su única aportación es la económica , privando así a la mayoría el ejercicio espiritual necesario para desarrollarse.
El cóctel esta casi listo , añádasele un buen chorro de tradición , políticamente correcta , perpetuada durante generaciones e incuestionable , ya que los que nos precedieron en la fe , así lo hacían , y cuestionarse el pasado es peligroso y desagradable .
Este inmovilismo , aparte de dar un toque tranquilizante de conciencias , relaja y evita nuevas perspectivas.
Agítese bien , sírvase en dosis generosas dominicalmente y a ser posible flameado con actos masivos y catárticos , y ya tenemos el cóctel preparado.
Dice un refrán Castellano , que si los ingredientes son bueno , la mezcla no debe estar mala ... pero como siempre “hay casos y casos”.
Un saludo.

Gustavo dijo...

Abel,

Saludos cordiales, te envío algunas notas sobre la Trinidad, que quizá nos ayuden a “ir más allá”:

- Creer en la Trinidad significa: en la raíz de todo lo que existe y subsiste hay movimiento, hay un proceso de vida, de extroyección, de amor. Creer en la Trinidad significa: la verdad está del lado de la comunión y no de la exclusión; el consenso traduce mejor la verdad que la imposición; la participación de muchos es mejor que el dictado de uno solo.
- En virtud a la Trinidad, somos seres comunitarios.
- Los peligros de un monoteísmo (afirmación de un solo Dios) rígido, fuera de la comprensión trinitaria puede engendrar y justificar el totalitarismo político, el autoritarismo religioso, el paternalismo social y el machismo familiar.
- La comunión entre el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, constituyendo un solo Dios, es un misterio de inclusión.
- Las tres divinas personas se abren hacia fuera e invitan a las personas humanas y a todo el universo a participar de su comunidad y de su vida.
- La presencia de la comunión trinitaria en la historia permite que se superen todas las barreras que transforman las diferencias en desigualdades y discriminaciones; así, en el misterio del Hijo (segunda persona de la Trinidad) no hay judíos ni paganos, ni hombres ni mujeres; todos son una sola cosa (Gál 3,28). En el nivel económico surge la comunión de bienes entre todos (He 4,31-35); y en el nivel social "tenían un solo corazón y una sola alma" (He 4,32).
- Hay un anhelo humano fundamental: el de participación, el de igualdad, el de respeto a las diferencias y a la comunión con todo y con Dios. La comunión de los divinos tres promueve una fuente de inspiración en la realización de estos anhelos ancestrales de todas las personas y de todas las sociedades.
- El misterio trinitario apunta hacia formas sociales en las que se valoran todas las relaciones entre las personas y las instituciones, de forma igualitaria, fraternal y dentro del respeto de las diferencias.
- La Iglesia es fundamentalmente comunidad. . Cada uno tiene en ella sus propias características y sus dones, pero todos viven en función del bien de todos. Surge una comunidad con diversidades, que se respetan y se valoran como expresión de la riqueza de comunión de la misma Trinidad. Cada uno, en la medida en que crea comunión y se inserta en la comunión, es representante de la santísima Trinidad.

Shalom,

Gustavo.