lunes, 27 de noviembre de 2006

Esto es algo más personal…

Ya he escrito de esto antes. No sé si la repetición es falta de creatividad, símbolo de pocas ideas, quizá cansancio o necesidad de vacaciones; Peor aún, verán que la idea que planteo es algo axiomática, como si uno mas uno es igual a dos o que Cristo es el Hijo de Dios: el tiempo produce cambios tanto en la iglesia como en la gente y, ante ellos, debemos reaccionar y tomar decisiones.

De un tiempo a esta parte, mi relación con mi iglesia “local” ha mutado grandemente. Concentrada en la evangelización de la clase media alta de Lima y fiel seguidora del principio de las unidades homogéneas de McGaravan, acaba de inaugurar su nuevo templo para 800 personas. El esfuerzo es caro, pues la construcción es costosa y se les ha pedido a hermanos específicos que aporten sacrificialmente un importante faltante de dinero para la construcción y acondicionamiento del templo. Ya está listo, es bonito, es grande, conmueve un poco sobre todo si has estado en todas las etapas de la congregación, desde la inicial casa con capacidad para, máximo, 100 personas en 1991.

Pero no estoy feliz. Desde hace dos años, en los que dejé las actividades ministeriales en la iglesia (el grupo de adolescentes, la academia bíblica, los jóvenes) hasta el día de hoy, mi mente y mi corazón han migrado desde la ortodoxia de mi denominación (con un par de años del seminario incluido) a la misión integral, el debate teológico a niveles intuitivos, la abierta autocrítica y la reflexión sobre nuevos modelos de comunidades, un camino en el que muchos otros –manifestando su voz en la blogósfera, por ejemplo- están inmersos en América Latina. Y ante esto, se ha llegado a un punto muerto: mi iglesia local no cambiará, pienso demasiado diferente a ella y ella a su vez distinto a mí. Como decía líneas arriba, las cosas han cambiado, y ya no tengo espacio en sus paredes.

La respuesta es evidente, pero en la práctica no lo es tanto. ¿Por qué es tan traumático para los miembros de la iglesia la salida de un hermano en Cristo a otra denominación o comunidad independiente si no es por causas del pecado o las discusiones? ¿Por qué el hecho de dejar de ser miembro de una iglesia local es una herida enorme para ambos? ¿Por qué esa decisión no puede ser acompañada por un “oraremos por ti para que Dios te llene de gracia en los nuevos caminos que está disponiendo para tu persona” y, en cambio, está adosada al recelo, a la mala palabra, a la especulación lacerante, al chisme, a la expresión por detrás del implicado, al psicoanálisis barato?

Debería ser todo más simple. Si tu mente ha cambiado, tu partida debe ser un proceso natural e incentivado, promovido porque así el crecimiento para con la iglesia universal será mayor, pero no: si queremos escapar del microclima, somos casi herejes, peor que mundanos, unos desagradecidos por no apreciar todo lo que la comunidad local ha hecho por nosotros a través de los años. ¿Por qué, Dios, tienen que ser así las cosas? A mi madre le han “sugerido” evitar el contacto con una señora que ha dejado la congregación hace algunos meses porque ahora su forma de pensar es más pentecostal. ¿Será así conmigo si decido cambiarme? ¿Le prohibirán a mis amigos de años el contacto conmigo? ¿Les dirán que soy una mala influencia?

Es evidente que estoy pensando dejar mi iglesia local. El tiempo la ha cambiado, y a mi también. Oro para que Dios me ayude en este proceso, y si hay que salir… pues tiene que ser a alguna parte, y no estoy seguro de a dónde.

28 comentarios:

Jaaziel dijo...

Ciertamente delicada situación, no te voy a dar una ristra de "consejos enlatados" que estoy seguro que los conoces todos.
Tampoco te dire "estaré orando por tí" como una cantinela.
Solo te dire, hermano, que estaré orando por tí

Abel dijo...

Gracias por las oraciones, en serio gracias....

Saludos,

Gabriel dijo...

Querido Abel,
Me identifico contigo pues he pasado un proceso similar hace un par de años.

El lamentable denominacionalismo que todavía persiste en nuestra cultura-cultera latinoamericana no cesará en su intento por asesinar a la iglesia. "Vas a perder tu identidad eclesial", "vas a andar como nube errante", "no nos podés hacer esto justo ahora", "a mi me cortás las venas y me sale sangre de la denominación", "¿quién te metió esas ideas en la cabeza?"... algunas de las tantas cosas que habrás escuchado o irás a escuchar. Necedad carente de maldad en algunos casos, en otros casos los comentarios son lisa y llanamente malintencionados. Lo loco es que proceden de personas con quienes se han creado vínculos afectivos a través de los años. A veces esa relación nos han hecho bien, a veces mal.

Espero encuentres el lugar, el espacio, la comunidad que andas necesitando. Esa búsqueda requiere un gran esfuerzo y no está carente de obstáculos, ánimo! Quizás te pase como a mi que a veces me pregunto "¿y por qué aguanté tanto? ¿por qué no me fui antes?"

Un abrazo,

Anónimo dijo...

Abel, por encima de las circunstancias, sentimientos, pareceres y comentarios ajenos de unos o de otros:

¡El Señor está contigo!
¿y quién o qué lo cambia?

Que haya en ustedes fuerza, confianza y claridad en la dirección, al escuchar Su Palabra, bendición desde sus corazones.

Acompaño en oración.

Jorgix dijo...

Hola Abel, eres un cristiano fiel al Señor y a su llamado, por ello mi reconocimiento público en la blogósfera.
El hecho de que las iglesias locales hagan templos majestuosos y vivan para ellas mismas, a veces nos producen desazón ya que el pueblo del Señor muere por falta de visión.
Es obvio que la visión de Dios no es levantar edificios sino vidas transformadas mediante el poder del amor.
Mas, si las instituciones religiosas se siguen empeñando en construir mega templos, bueno problema de ellos. Sabemos que dicho sistema esta a punto de colapsar...
¿Qué hacemos con las amistades? Personalmente, creo en la amistad, sigo siendo amigo de los hermanos que pertenecen a otras iglesias por las que he pasado, y algunos de ellos pastores, la idea es guardar el corazón porque de él mana la vida.
Las críticas son normales para los que avanzamos en el camino de la fe. En este país se critica hasta al mejor cristiano.
Con respecto a ¿dónde ir?, esto se es como 1+1. La respuesta es sencilla... donde tu corazón te guíe, donde halles comunidad. Donde se halle el Señor dispuesto a abrazarte a través de otros como tu.

Alexander Rodríguez dijo...

Abel, una vez más, parece que el Señor nos ha puesto en las mismas.

Verás, hace dos domingos renuncié a mi oficio como director del grupo de adoración (vaya, grupo musical, no hay que inflarle). Demasiadas razones para citarlas acá.

El caso es que me he tomado un receso, y en el tiempo que llevo en receso estoy cuestionando muchos aspectos de nuestra visión congregacional tradicionalista, por ejemplo:

¿Será que la visión actual se centra en traer gente a los servicios como meta final?

¿Qué tan interesados están los ministros en lo que sucede fuera del tiempo y lugar en que transcurren los servicios?

Más aún, ¿será que todo el esfuerzo ministerial se basa en entrenar a los hermanos a que ignoren todo lo que está fuera de los servicios?

¿Será un impedimento a nuestra misericordia verdadera y pura, que constantemente se nos refuerza la dicotomía "estás dentro/estás fuera"?

A pesar de todo esto, aún no encuentro dónde el Maestro haya dicho, "por su asistencia a los servicios los conoceréis". (Y al que me venga con Hebreos 10:25, le pediré que tome en cuenta a Hebreos 10:37)

De verdad amo a la gente de mi congregación, pero ya no me preocupa la crítica, quizás porque estoy acostumbrado a que me digan cosas que van más allá de la crítica. Piel de rinoceronte tengo.

Una vez más, caminamos juntos . . . en reposo,

A&R

Gustavo dijo...

"Le respondió Simón Pedro: Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna."(Juan 6:68)

Creo que éste es un texto olvidado por muchos de los cristianos que levantan criticas sobre lo que tu planteas. Puedes cambiar de iglesia, puedes pensar diferente que todos tus hermanos y amigos, pero en el único lugar en donde terminas es en Cristo; siempre en Cristo.

Yo también he sufrido la indiferencia y el rechazo de quienes fueron mis hermanos y amigos, cuando decidí renunciar mi membresía de una organización religiosa a la que pertenecí por mas de 20 años.
Y a pesar que el camino no ha sido fácil, el Señor ha sido mi gran apoyo en circunstancias difíciles.

Continúa orando, el Señor iluminará tu mente y corazón para que hagas lo que sea su voluntad. Yo también oraré por tí.

Bendiciones

Gustavo

Anónimo dijo...

Mientras no dejes a Cristo, no estás abandonando nada...

Anónimo dijo...

"se ha llegado a un punto muerto: mi iglesia local no cambiará, pienso demasiado diferente a ella y ella a su vez distinto a mí...las cosas han cambiado, y ya no tengo espacio en sus paredes."

Creo entender lo q dices. Es extraño seguir como entrampado en una comunidad q piensa distinto, y q para el colmo, cuando te ven pensar diferente o alzar una voz distinta te quieren hacer"liberación" como si un espíritu de los más malignos hubiese poseido tu cuerpo.
No te agobiaré con mis luchas personales, solo pretendo q no te sientas tan solo, como alguien dijo arriba: Cristo, Cristo , Cristo. Que solo el sea tu camino, tu vida, tu verdad.
A veces envidio al cristiano q se ha hallado en los ritos de la iglesia. Si a otros les funciona todo eso q se te enseña, q bueno. Lamentablemente(?)para mi, todo eso no funciona.
Que le vamos a hacer, la multiforme sabiduría de Dios se nos ha revelado de modo distinto, eso es todo. Por mi parte, yo aunque aún no decido bien, solo quisiera poder sembrar esta certeza de q hay un cristianismo más allá del templo en otros; aunque ya me han acusado de subversiva, sabes no es facil eso, sobre todo si eres hijo de un pastor... y toda la vida has estado de acuerdo...
Que Dios te guie, hermano, somos muchos los que aún luchamos por encontrar nuestro lugar...
Seguro que lo encuentras, recibe un abrazo de aliento.

George dijo...

Quizá un poco de la respuesta es que somos seres humanos imperfectos que no entendemos nada de nada y solo especulamos sobre temas que ni siquiera imaginamos como lo son Dios, la Realidad, etc, etc.

Me has hecho recordar una frase de una película muy conocida “no es lo mismo saber el camino que recorrerlo”, en fin. A donde vayas seguiremos leyendo lo que escribes, de alguna misteriosa manera nos nutres con tus reflexiones. Y ahora que también me has hecho pensar en otra frase “Si Dios está contigo, ¿quién puede estar en tu contra?”

Suerte.

Bolonio dijo...

Querido amigo Abel, como diría Santa Teresa "Nada te turbe, nada te espante todo se pasa, Dios no se muda, la paciencia todo lo alcanza, quien a Dios tiene nada le falta sólo Dios basta..."

Como tú dices, son consecuencias de la masificación, etc, pero también creo yo, de la pérdida de la sucesión apostólica y del entendimiento apostólico y sacramental de la Iglesia en las denominaciones protestantes, además del abandono y descuido de la liturgia, entre otras cosas.

"Es evidente que estoy pensando dejar mi iglesia local. El tiempo la ha cambiado, y a mi también. Oro para que Dios me ayude en este proceso, y si hay que salir… pues tiene que ser a alguna parte, y no estoy seguro de a dónde."

Despreocúpate, querido amigo, que todos los caminos conducen a Roma...

El Ciberpastor dijo...

Abel

Veo que estás decidido, solo te digo que no hagas un cambio hasta donde no sepas donde ir, y deja que Dios te guíe al lugar que recibirás la Palabra que necesitas en tu vida.

No tomes decisiones apresuradas, no vaya ha ser que vayas a un lugar en el que al poco tiempo quieras salir.

No existe la iglesia perfecta, pero si el lugar y el pastor que pueden ministrar tu vida.

Ora y busca la dirección de Dios que el te guiará al lugar correcto o hará que hagas ajustes en tu corazón para ser bendecido en la iglesia que asistes y puedas ser de bendición.

Que Dios te siga bendiciendo

El Ciberpastormqu

El Ciberpastor dijo...

Abel

Veo que estás decidido, solo te digo que no hagas un cambio hasta donde no sepas donde ir, y deja que Dios te guíe al lugar que recibirás la Palabra que necesitas en tu vida.

No tomes decisiones apresuradas, no vaya ha ser que vayas a un lugar en el que al poco tiempo quieras salir.

No existe la iglesia perfecta, pero si el lugar y el pastor que pueden ministrar tu vida.

Ora y busca la dirección de Dios que el te guiará al lugar correcto o hará que hagas ajustes en tu corazón para ser bendecido en la iglesia que asistes y puedas ser de bendición.

Que Dios te siga bendiciendo

El Ciberpastor

Danza Invisible dijo...

Hola:

Tu libre albedrío ha entrado en acción. Misteriosos son los caminos del Señor.

Ten en cuenta que la facultad de pensar, cuestionar y elegir la que nos distingue de las personas que no la tienen... y que nos separa de los grupos que no la quieren ejercer.

Dios, dentro de tu corazón, te mostrará el camino. Ora con humildad y sinceridad y serás escuchado.

Un abrazo.

Abel dijo...

Hola a todos, gracias por sus palabras de ánimo ante mi disyuntiva actual. Dios sabe que me han sido todos ustedes de una gran ayuda, como en otras ocasiones anteriores. He encontrado también voces de gente que está en mi misma condición, y a ellos les expreso mi agradecimiento por abrir su corazón ahora en este blog.

Como algunos de ustedes decían, la cosa es no dejar el camino de Cristo, es lo fundamental al final de todo.

Muchos saludos desde Lima-Perú.

Kike dijo...

Abel:

Qué vergüenza siento de mí. Hace tiempo que Bloglines me avisaba de que habías posteado algo, pero no podía leerlo. Y recién hoy lo hago y mira: que hubiera tenido la oportunidad de orar por ti desde hace tiempo. Y no lo hice.

Pero no te preocupes. Para Dios no hay tiempo. Puedo pedir hoy para que en todo este tiempo que ya pasó y que vendrá estés iluminado y guiado por Dios.

Cuenta con mis oraciones. Y va en serio, dendeveras.

Anónimo dijo...

Escribiste:

"Pero no estoy feliz. Desde hace dos años, en los que dejé las actividades ministeriales en la iglesia (el grupo de adolescentes, la academia bíblica, los jóvenes) hasta el día de hoy, mi mente y mi corazón han migrado desde la ortodoxia de mi denominación (con un par de años del seminario incluido) a la misión integral, el debate teológico a niveles intuitivos, la abierta autocrítica y la reflexión sobre nuevos modelos de comunidades, un camino en el que muchos otros –manifestando su voz en la blogósfera, por ejemplo- están inmersos en América Latina. Y ante esto, se ha llegado a un punto muerto: mi iglesia local no cambiará, pienso demasiado diferente a ella y ella a su vez distinto a mí. Como decía líneas arriba, las cosas han cambiado, y ya no tengo espacio en sus paredes."

Somos hermanos incluso en eso, y en la forma tan clara de describir la situación, me sentí completamente reflejada.

Siempre estás siendo guiado, aunque otros te digan que no, sólo porque tomas caminos que no toman ellos. Lo de "caminos" es relativo. El único Camino lo sigues recorriendo aunque cambies de rutas que te lleven a otras paredes.

Anónimo dijo...

Escribiste:

"Pero no estoy feliz. Desde hace dos años, en los que dejé las actividades ministeriales en la iglesia (el grupo de adolescentes, la academia bíblica, los jóvenes) hasta el día de hoy, mi mente y mi corazón han migrado desde la ortodoxia de mi denominación (con un par de años del seminario incluido) a la misión integral, el debate teológico a niveles intuitivos, la abierta autocrítica y la reflexión sobre nuevos modelos de comunidades, un camino en el que muchos otros –manifestando su voz en la blogósfera, por ejemplo- están inmersos en América Latina. Y ante esto, se ha llegado a un punto muerto: mi iglesia local no cambiará, pienso demasiado diferente a ella y ella a su vez distinto a mí. Como decía líneas arriba, las cosas han cambiado, y ya no tengo espacio en sus paredes."

Somos hermanos incluso en eso, y en la forma tan clara de describir la situación, me sentí completamente reflejada.

Siempre estás siendo guiado, aunque otros te digan que no, sólo porque tomas caminos que no toman ellos. Lo de "caminos" es relativo. El único Camino lo sigues recorriendo aunque cambies de rutas que te lleven a otras paredes.

Anónimo dijo...

Escribiste:

"Pero no estoy feliz. Desde hace dos años, en los que dejé las actividades ministeriales en la iglesia (el grupo de adolescentes, la academia bíblica, los jóvenes) hasta el día de hoy, mi mente y mi corazón han migrado desde la ortodoxia de mi denominación (con un par de años del seminario incluido) a la misión integral, el debate teológico a niveles intuitivos, la abierta autocrítica y la reflexión sobre nuevos modelos de comunidades, un camino en el que muchos otros –manifestando su voz en la blogósfera, por ejemplo- están inmersos en América Latina. Y ante esto, se ha llegado a un punto muerto: mi iglesia local no cambiará, pienso demasiado diferente a ella y ella a su vez distinto a mí. Como decía líneas arriba, las cosas han cambiado, y ya no tengo espacio en sus paredes."

Somos hermanos incluso en eso, y en la forma tan clara de describir la situación, me sentí completamente reflejada.

Siempre estás siendo guiado, aunque otros te digan que no, sólo porque tomas caminos que no toman ellos. Cuanto menos paredes, y menos puntos muertos, mas libertad y mejor perspectiva, más horizonte, mejor visión y accion

Anónimo dijo...

Apo, siempre con el dardo en el centro, es tal cual. Haces una radiografia de perfecta nitidez.

Anónimo dijo...

Apo, siempre con el dardo en el centro, es tal cual. Haces una radiografia de perfecta nitidez.

SAUL SUAREZ dijo...

vaya que esto suele o esta sucediendo muy a menudo a donde quiera producto de los nuevos sistemas de organizacion y estuctura de las comunidades cristianas miramos retrospectivamente al inicio de nuestro caminar en la senda y vemos con nostalgia esos maravillosos momentos de hermandad, de avivamiento, de amor agape donde todos eramos uno y con un mismo sentir, todo eso se ha quedado guardado como un archivo de referencia solamente en la historia de nuestra congregacion y ahora tu como yo tendremos que convertirnos en cristianos nomadas atendiendo a una voz interna que activa una nueva forma de pensamiento razonando y madurando mas nuestras ideas... no te desanimes no es tan malo lo que haya hacia adelante siempre y cuando como el Apostol Pablo
prosigue al blanco mirando a CRISTO a la meta final de nuestro camino... pero nunca dejes de examinarlo todo y retener lo bueno ... mucho EXITO Y SALUDS DESDE MEXICO

nacido de nuevo marzo 1982

Anónimo dijo...

Alex, esas preguntas me las hice hace seis años (no con tanta lucidez, porque yo soy mas emocional e irreflexiva cuando algo me oprime) y como soy "tilinga", que en buenos aires quiere decir = una loquita de barrio, que no tiene todas las luces encendidas, me trataron de todo, me hiceron la cruz de la vendetta.

Y un dia apareci a dar clases en la iglesia del pastor Bardot (uno que como dice Gabrindio Apo, le cortan las venas y sangra la denominación) y encontre que ya estaba dando clases otro, que agarraba el libro al reves como Buzh. La vida te da sorpresas, jajajaja. Pero a mi me sirvio para respirar y para que no me hagan esa "transfusion ministerial". Despues de la sanacion personal en cuantos a las heridas hechas por los comentarios (porque ademas yo venia marcada en la lista negra por otros temas mas indigestos) empece a renacer y hasta podria decir que a ver LA Iglesia con un amor más fundamentado y a dejar de creer que las congregaciones son el Cielo.

Tengo que hablar contigo sobre eso que escribes.

SAUL dijo...

EVENTUALMENTE HE REGRESADO EN EVENTOS ESPECIALES A MI IGLESIA NATAL, EN ALGUN ANIVERSARIO QUIZA...RECUERDO QUE FUI EL PRIMER PRESIDENTE DE LA SOCIEDAD DE JOVENES, REALIZABAMOS CAMPAÑAS EVANGELISTICAS REALES TRABAJABAMOS DURO EN UNA GALERA CHICA DE LAMINA Y MATERIAL QUE LA COMUNIDAD INCLUSO NO CRISTIANA NOS REGALABA, FUI LIDER DE LOS JOVENES DE MI CIUDAD A NIVEL INTERDENOMINACIONAL, HABIA UN MOVER DEL ESPIRITU MUY VERDADERO, HOY HAY MUCHO RUIDO NADAMAS, PERO ASISTO COMO DECIA A LOS ANIVERSARIOS PORQUE DEJE MUCHOS AMIGOS DE JUVENTUD, LOS NIÑOS QUE JUGABAN EN LAS CORTINAS O EN EL PULPITO ALGUNOS ESTAN AHI EN LA LIGA JUVENIL LOS ADULTOS SE HICIERON VIEJOS, LOS ANCIANOS MUCHOS PARTIERON CON EL SEÑOR Y CUANDO LEEN LA HISTORIA DE LA IGLESIA NI SIQUIERA FIGURO EN LA LISTA DE LOS QUE COLABORARON COMO INICIADORES, ES UNA PENA PORQUE ACA EN MI PAIS INCLUSO A LOS QUE GOBIERNAN POR MUY MALOS QUE HAN SIDO SE LES RECUERDA...EN FIN ES ALGO COMO LO QUE TU DICES CON RESPECTO A QUE TU CAMBIASTE Y LA IGLESIA TAMBIEN CAMBIO

PERO JESUCRISTO ES EL MISMO HOY Y POR SIEMPRE AMEN

Anónimo dijo...

Abrazos a mi amigo y hermano
Espero que te haya llegado mi mail

Anyulled dijo...

Hola, abel, que impresionante este artículo, sino por los ecos que vienen desde todos los lugares del mundo, para apoyarte, como para compartir las mismmas vivencias en la comunidad de Dios.

Como ya sabemos, solo queda seguir soñando, trabajar con los pies en la tierra, y pedir a Dios que nos ayude a sanar las heridas, y evitar guardar resentimientos hacia estos hermanos en la fe.

Somos los reformadores del siglo XXI, no dejemos que nada ni nadie nos oscurezca el camino hacia los nuevos odres y el nuevo vino que desciende de lo Alto.
Saludos, bro.

Abel dijo...

Anyul:

Es una experiencia tan común, tan universal que descubrirla en muchos fue... increíblemente sorpresiva para mi. Pensé que era excepcional, ¡pero no! Estoy seguro que podrías escribir algo parecido, completamente convencido de eso y, quizá, para la edificación de todos, podrías hacerlo. Yo tengo un post pendiente -una especie de continuación de éste-, porque esto lo escribí cuando recién pensaba en dejar la iglesia, y hoy ya lo hice.

Como tú dices, pues hay que seguir soñando con los "odres nuevos".

Muchos saludos,


Abel.

Patricia dijo...

Abel, hola... Ya sé que tu post es de más de un año atrás, pero me sorprende... ¡Es tan similar a lo que me tocó vivir también en el 2006!
Por aquel entonces escribía en mi diario cosas como... "Sigo muy afligida, no tengo paz ni ganas de ir a la iglesia. Me duele esta situación, me siento incómoda, fuera de lugar. En realidad siento que ese ya no es mi lugar. ¿Qué voy a hacer? Me siento ajena, extranjera. Ayudame Señor..., mostrame el camino" (marzo 06)
Ese fue un año de mucha oración y muchas preguntas y poco a poco el Señor fue cerrando las puertas en todas y cada una de las áreas de servicio en las que estaba involucrada. Finalmente, en enero de 2007 recibí esta palabra a través de un devocional de Spurgeon: "Y cuando saca fuera a todas las suyas, va delante de ellas; y las ovejas le siguen, porque conocen su vos" (Juan 10:4) y sigue diciendo "Es penoso para nosotros el salir... Toma aliento. No puede ser mejor el permanecer donde estamos cuando él decide otra cosa; y si la mano amorosa de nuestro Señor nos saca, debe ser para nuestro bien. Marcha adelante en su nombre, hacia los pastor verdes, las aguas apacibles y las montañas elevadas. El va delante de ti... La vida santa consiste no en inquietarse por ver lo que hay demasiado lejos, no en preocuparse acerca del próximo paso, no en estar deseoso en escoger el camino, ni en cargarse con las responsabilidades del futuro, sino en seguir calladamente, paso a paso, detrás del Pastor".
Bueno, eso hago... A veces cuesta ir por el desierto sin ver muy claramente hacia dónde me lleva..., pero confío en que Él sabe exactamente a dónde.
Perdón por la extensión del comentario. Me bendice mucho leerte.
Cordialmente, Patricia