lunes, 26 de diciembre de 2005

¿Celebrar navidad?

Cada año más secular, más consumista y más difusa, al extremo de empezar a mostrar en Estados Unidos una similitud de esencia y sentimiento con el Halloween. Del "verdadero" espíritu de la navidad, el tamaño del árbol, las mejores ofertas de Saga Falabella o Ripley y la relevancia de la creencia en Papá Noel se habla más que del verídico y discreto nacimiento que la motiva, cosa que no nos debe sorprender dado el paganisimo original de la saturnal fiesta del 25 de Diciembre en los tiempos romanos, llena de cenas y regalos que por orden papal fue desintegrada para reemplazarla por la natividad del Salvador. Porque a pesar que no le guste a mucha gente, lo que se nos pide que recordemos es la muerte de Cristo y no su nacimiento. Curioso, la Semana Santa, lo que se nos mandaría a recordar, en parte conserva todavía un aroma religioso en países como el Perú, y la fiesta no solicitada, la navidad, ya es absolutamente secular. Total, Dios nunca pidió que la celebremos, y en teoría nada perdemos.

¿O sí? Quizá la esperanza, porque más que una fiesta de gozo, la navidad, si debiese ser celebrada, sería una fiesta de plena y absoluta esperanza, de recordar que Dios nos recuerda en nuestro quebranto y hace algo por nosotros, algo preciado: el envío de su Hijo para el bien de nuestra almas. Por ello puede haber tristeza en la navidad, puede haber carestía, hambre, sufrimiento y enfermedad. Pero más allá de eso, además hay la seguridad del accionar de Dios, de su obra, la plena certeza de que Él no nos olvida.

Es cierto, porque aunque no lo parezca, aunque no me parezca a veces, aunque sea muy escéptico, no nos olvida. Jamás lo hará.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

No creo que seas para nada escéptico.

Pd: Secular=q se repite cada siglo, mejor utiliza un adjetivo como anual, por ejemplo.

ro

Abel dijo...

Tienes razón, voy a cambiar de palabra. Creo que sería mejor seglar, ya que me refiero a que cada vez la fiesta se hace menos religiosa y más "mundana", por decir las cosas de algún modo

Carla Parra dijo...

me parerce motivadora de que al menos él nunca nos olvidará....hay mucha gente que pasa por la vida olvidandolo a él..
por mi parte, lo amo...y me encanta saber que lo tengo siempre cerca.
es verdad, la navidada hoy en día no es más que una mero acto de consumismo compulsivo: si más regalos haces, mejor. Y volvemos a olvidar lo esencial...

muchos cariños y buena vida para ti.

saludos desdde acá


pd: q extraño hhoy fue un dia extraño y buscando información para un trabajo apareció tu blog, Dios te bendiga por eso!

Carla Parra dijo...

buenisimo blog por lo demas