viernes, 29 de julio de 2011

Lo mismo de siempre

Hace unas semanas inicié una secuencia de entrevistas con muchas personas vinculadas al ambiente evangélico, investigando sobre una serie de temas sobre los cuales pretendo escribir si las circunstancias lo permiten en los próximos meses: el papel evangélico en el fujimorismo primigenio de 1990, la actuación del CONEP y de iglesias locales y denominaciones hacia los delitos del fujimorato, la fundación del partido político semi-confesional Restauración Nacional, la fundación de UNICEP, y el tedeum bardalista. Ante la amplitud de los temas, decidí comenzar con el tedeum, quizá lo más contextual en el horizonte de un julio de cambio de mando. Además, hay muy poco escrito al respecto y abundantes cuestiones por aclarar. Y digo aclarar porque es una práctica muy común, de muchos miembros del alto liderazgo evangélico, el hacer cosas sin pensar en su efecto en los demás, de tomar decisiones zurrándose en lo que otros puedan pensar. De aquí, como pueden suponer, han nacido gruesos malentendidos; las grietas se han profundizado; la unidad, bien gracias, sólo va para el discurso.

La investigación está incompleta porque se me vino encima la maestría en finanzas, postergando un poco la secuencia de entrevistas que tuve. Además, aún me falta conversar con personajes claves en la organización del tedeum evangélico. Espero que ese artículo esté listo pronto; sin embargo, hay cosas que trascienden y que sí puedo ir comentando a pesar de que aún no tengo todos los cabos atados. En especial por los dimes y diretes que se han dado por estos días a raíz del tedeum 2011.

Hay la sensación generalizada de que el tedeum es un emprendimiento personal del pastor Miguel Bardales, que él organizó al margen de las organizaciones representativas de los evangélicos que hoy existen (léase CONEP y UNICEP). La inscripción ante Registros Públicos del Ministerio de Acción de Gracias donde él, junto a un pastor más, y las esposas de ambos figuran como miembros del consejo directivo, apunta en este sentido. Muchos creen que trató de mostrarse como un pastor importante ante la opinión pública, aprovechándose de algunos vínculos con Alan García y el fujimorismo. Por lo tanto, hay motivos para pensar en una personalización del evento. ¿Bueno o malo? La personalización es algo muy frecuente en los ambientes evangélicos, una de nuestras características negativas que más nos identifican. Por lo tanto, que Bardales haya hecho esto no sorprende en lo absoluto. Praxis le llaman.

Ahora, CONEP y UNICEP iniciaron gestiones para hacer otro tedeum hace poco, de forma independiente. Evidentemente, surge el conflicto con los organizadores del tedeum original. Se dice que Miguel Bardales buscó contactos con el gobierno entrante para continuar con la organización del tedeum, se dice que él se mostró como representante de todos los evangélicos ante ciertas instancias gubernamentales (esto es perfectamente posible ya que una de las intenciones de este Ministerio de Acción de Gracias es la de “representar a las iglesias evangélicas ante las autoridades políticas, militares y civiles, entidades públicas y privadas en el país y en el extranjero”), se comenta que se buscó una organización única del evento, pero como tantísimas otras veces la intransigencia se hizo presente, los acuerdos se hicieron imposibles (no en vano la atomicidad nos caracteriza), no se llegó a nada y el tedeum se hará pero muy cuestionado. Hasta comunicados irregulares circularon por allí. ¡Una vergüenza! Es triste que, en contra de lo esperado, los conflictos de poder sean idénticos a los de cualquier otro ámbito. Se pensaría que en la política pastoral-eclesial sean las enseñanzas del Maestro las que predominen sobre los beneficios y deseos personales, pero la realidad nos da una cachetada. Como ya he dicho en otros posts, es lo mismo de siempre.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Ay Abel! El papel de los evangélicos me parece que ha sido vergonzoso, ¡todos los "profetas"!que se levantaron anunciando a K. presidenta, el "tedeum" reforzando su idea del supuesto -alto porcentaje- de evangélicos en el Perú, el silencio vergonzante ante las tremendas injustícias y corrupción, toda la soberbia, y lucha por los "mejores asientos",su famosa ley de igualdad, que me parece una "caja de pandora", todo esto me asquéa. Un saludo a todos los evangélicos fieles al Señor que se "agazapan" en las últimas filas de sus templos, buscando a Dios de todo su corazón, y ¡clamando! al Señor que tenga compasión. Un cariño y felicitaciones por la maestría.

Ricardo dijo...

Se te olvida,

Que acabas de describir no solo la situacion de la iglesia en Peru, sino la historia eclesiastica cristiana llendonos hasta el libro de los Hechos de los Apostoles.

A veces creo que Facundo Cabral predicaba mas el amor a Dios y al Projimo que muchas de nuestras iglesias.

Solo Country dijo...

Jamas en mi vida escuche de ti... asi que no se quien eres... pero conozco de cerca a Miguel Bardales.... y estas en la luna!!!! averiguastetodo esto teniendo una cita con el??? no creo.... en fin.... juzgado seras!!! que terror!

Abel García García dijo...

Anónimo:

Estas últimas elecciones han sido bastante peculiares, con ese raro papel que varios líderes evangélicos trataron de tener para con diversos líderes políticos, en especial con el fujimorismo. Creo, como tú, que los resultados no han sido los mejores, y que nps falta mucho respecto al aprendizaje político. Una enormidad.

Un saludo,

Abel García García dijo...

Ricardo:

Leo tu comentario y pienso: ¿Es esta una situación estructural? ¿Siempre sucederá? ¿Estamos condenados? Hemos estado así siempre, y seguro persistiremos en lo mismo. Ojalá que no.

Un abrazo,

Abel García García dijo...

Solo Country:

A mi el juicio no me da terror en lo absoluto, sea divino o humano. Como en todos los artículos escritos, soy plenamente responsable por lo que escribo, para bien o para mal. Miedo, temor, es lo último que sentiría.

Ahora, si lees bien el texto, verás que me circunscribo exclusivamente al tema del tedeum evangélico, el cual -por si no lo sabes- ha tenido serios cuestionamientos en especial este 2011. Aquí no hay delitos, no hay faltas graves, no hay nada de eso, pero en el camino se han profundizado las animadversiones. No me refiero a temas personales, ni otro tipo de cuestiones, exclusivamente el tedeum. Yo estoy narrado unos pocos hechos que se dieron recientemente, y distintas versiones que circulan. Me falta hablar con Miguel Bardales porque tengo una batería grande de preguntas qué hacerle, las que quizá aclaren el inicio del tedeum y la triste situación que se dio este año. El caos que se dio recientemente se pudo evitar, y creo que muchos son los responsables. Como también digo en mi post, en los ambientes del "alto" pastorado abundan los malentendidos que pocos tienen el interés de solucionar. Entonces, dada tu cercania, ¿me ayudas a contactar al pastor, para poder entrevistarlo?

Gracias,

Abel