sábado, 28 de febrero de 2009

Cincuenta épocas, cincuenta dioses (6)

Una aplicación

Podemos seguir con la casuística bíblica de los J(T,N), ahondando más en la misma idea. Cada época, una aproximación, cada época, un Dios. Bien dice José María Castillo cuando piensa que “…Dios no está a nuestro alcance. Nadie lo ha visto. Y nadie sabe, ni puede saber, cómo es exactamente. Porque Dios, por definición, es el “Trascendente”, es decir, que nos “trasciende”. Y eso significa que está más allá de todo lo que nosotros podemos comprender con nuestra limitada capacidad de saber y de entender. Pero, además de eso, a los cristianos se nos complica más todo este asunto. Porque cualquier ser humano, cuando pronuncia la palabra “Dios”, en realidad está pronunciando una palabra que tiene muchos significados. Los entendidos le llaman a eso una palabra “polisémica”, que quiere decir lo que acabo de indicar: una palabra que tiene significados, a veces, enteramente distintos” (5). Estos significados provocan las cincuenta épocas con sus cincuenta “dioses” ―por decirlo de alguna manera―. Enfatizo: no distintos dioses, sí distintos acercamientos. Son las mil caras de Dios, que se adapta a nuestras circunstancias, a nuestra vida, a nuestro andar paso a paso. Camina con la historia y según ésta vaya evolucionando se manifiesta, cambiando de rostro, enfatizando ciertas cosas de su ser Absoluto; en otro momento gira, muestra otro ángulo desconocido. Es, desde nuestros ojos, un Dios variable (porque siempre observamos algo diferente de Él), pero desde su punto de vista, un Dios demasiado grande para nuestra comprensión que va resaltando aspectos diversos de Él según el ser humano, conciente o inconcientemente, lo requiera.

J(T,N) es una aproximación condicionada por muchas cosas. ¿Qué hace que las aproximaciones se alejen las unas de las otras, condicionando los resultados? La cultura, las circunstancias y caracteres de los escritores y editores, el nivel de los relatos épicos y mitológicos, la influencia de naciones extranjeras vía el comercio o la invasión militar, etcétera. Por ello, con mis ojos, mi vida y mi cosmovisión, traduzco a Dios, creando mi J(T,N) particular.

Hagamos un ejercicio ahora. De todos los J(T,N) de la historia, tomemos un subconjunto de ellos, circunscritos a la era bíblica y más aún, delimitados por su aparición en la Biblia. Nos preguntamos: ¿Existen niveles de aproximación? Dicho de otra manera, ¿Dentro de mi subconjunto hay algunos J(T,N) más cercanos a J que otros? La respuesta es sí. En términos gruesos, puedo decir que la aproximación de Abraham es menor a la de Moisés; ésta menor a la exílica y ésta menor a la apostólica. Esta última seria la imagen definitiva del subconjunto que decidí tomar al comienzo (acotado en la Biblia), ya que compartieron la maravillosa experiencia de la vida en la tierra con Jesucristo, la imagen del Dios invisible. En palabras de José María Castillo, “En el evangelio de Juan hay unas palabras que nos tienen que hacer pensar: “A Dios nadie lo ha visto jamás; el Hijo único del Padre es quien nos lo ha dado a conocer” (Jn 1, 18). Con esto, el Evangelio nos quiere decir que Dios no está a nuestro alcance, o sea que supera nuestra capacidad de comprensión. Y por eso nadie lo puede conocer. ¿Cómo podemos, entonces, saber cómo es Dios? No cualquier Dios, sino precisamente Dios tal como se nos ha revelado en Jesús, el Hijo único del Padre. Pues bien, para saber eso, el único camino que tenemos es conocer a Jesús. Por eso, el mismo Jesús le dijo a uno de sus apóstoles: “Felipe, el que me ve a mí está viendo al Padre” (Jn 14, 9). Es decir, ver a Jesús es ver a Dios. O sea, en Jesús aprendemos la manera de pensar de Dios, lo que le gusta y lo que no le gusta a Dios, las costumbres de Dios y sus preferencias. Todo lo que nos puede interesar sobre Dios, lo tenemos y lo encontramos en Jesús” (6)

¿Qué elementos podemos extraer de esta imagen definitiva? La certeza de que Dios es amor, es verdad, es vida, que abandonó su divinidad para encarnarse y morir en sacrificio definitivo por nosotros, que no cambia porque es perfecto y no muta. Esta imagen apostólica es superior a todas las del subconjunto que tomé, por lo tanto, es la que prevalece.

Considerando las aproximaciones condicionadas y la visión apostólica como imagen definitiva dentro del subconjunto de J(T,N), pregunto lo siguiente: ¿Debemos asumir la literalidad de todo lo que se escribió en un momento histórico determinado, siendo consientes de la aproximación condicionada a la que los textos se vieron expuestas? Mi respuesta es un rotundo no. Entonces, ¿Cómo filtro los textos para depurar las corrupciones de la literalidad? Creo que lo adecuado es examinar las menores aproximaciones en término de la mayor; esto es, examino los textos más antiguos en función de la imagen definitiva.

Por ejemplo tomemos los siguientes textos:

Mas Jehová dijo a Josué: Mira, yo he entregado en tu mano a Jericó y a su rey, con sus varones de guerra” (Jos. 6:2, RV60)

Y destruyeron a filo de espada todo lo que en la ciudad había; hombres y mujeres, jóvenes y viejos, hasta los bueyes, las ovejas y los asnos” (Jos. 6:21, RV60)

Evidentemente ambos no coinciden con la imagen definitiva. En Josué el mensaje es de muerte y destrucción; en los evangelios la fuerza está en la vida, la redención y la salvación. Citando a José María Castillo, “…es evidente que el Dios nacionalista, el “Señor de los ejércitos” y, a veces, el Dios violento, que se lee en algunos textos del Antiguo Testamento, no coincide con el Padre del que habla Jesús, ni se parece casi en nada a lo que hacía y decía el mismo Jesús” (7). Teniendo en cuenta el criterio de examinar los textos precederos en función de la imagen definitiva, ¿cómo queda el pasaje de la toma de Jericó? Pues la muerte reinante no es más que contaminación humana. La puso el hombre, hijo de su época, atribuyendo su accionar sangriento a Dios para validar su proceder. Asumir que Dios mandaba una matanza era normal en su época y, por supuesto, las tribus que formaron Israel no fueron la excepción. ¿Por qué habrían de serlo? Entonces, ¿Dios mandó el exterminio? La respuesta bajo la perspectiva de Jesús, la imagen definitiva, es rotundamente negativa. Esto me lleva a una conclusión provocadora, de aceptación difícil y profundamente debatible en los ambientes evangélicos latinoamericanos: no todo lo que está escrito en la Biblia explícitamente mencionado como “Jehová dijo” es algo que, realmente, Dios exclamó. O, expresado como trabalenguas redundante: no dijo todo lo que dijeron que dijo.

Esta perspectiva, entre otras cosas, nos ayuda a explicar la aparente contradicción entre el Dios justo y violento del Antiguo Testamento con el Dios amoroso dispuesto a morir por su criatura del Nuevo Testamento sin crear modelos teológicos tan forzados como el dispensacionalismo. Dios no cambia jamás, el hombre sí. Jesús mostró al Padre ante nosotros no como una fotografía nueva o un cambio de imagen por una estrategia de mercadotecnia, sino que dio a conocer lo que siempre fue y será. Por ello, algunos textos del Antiguo Testamento entran en aparente contradicción con la revelación de Cristo porque están contaminados. ¿A pesar de esto, Dios utiliza la Biblia? Sí, a pesar de eso, Dios la usa enormemente como vehículo de su palabra y mecanismo de su revelación, como repositorio de su Ley y narrativa de la experiencia de creyentes de muchas épocas distintas, como el lugar de la enseñanza más importante que el ser humano debe recibir ¿Qué hago, entonces? ¿Desechar el Antiguo Testamento? Nunca, porque la Palabra de Dios también está allí. Cabe hacer lo que ya se dijo: escudriñar la Palabra siempre desde una perspectiva teológica. Esta es nuestra herramienta fundamental que evitará que nos perdamos en los vericuetos literalistas que abundan enormemente en todas partes.


Referencias

(5) José María Castillo. Humanizar a Dios. Málaga: Ediciones Manantial, 2005. Citado en http://www.monjaguerrillera.com.ar/?p=876

(6) José María Castillo. Humanizar a Dios. Málaga: Ediciones Manantial, 2005. Citado en http://www.monjaguerrillera.com.ar/?p=876

(7) José María Castillo. Humanizar a Dios. Málaga: Ediciones Manantial, 2005. Citado en http://www.monjaguerrillera.com.ar/?p=876


(8) La imagen se extrae de http://mlozano.blogia.com/upload/20070310174600-jesucristo-con-sol.jpg

19 comentarios:

Jose dijo...

Dime, ¿no te has puesto a pensar algo más sencillo?, Dios NO siempre está haciendo lo mismo, te doy dos pautas.
Dios le dice al pueblo que está a punto de entrar a la tierra...
"lo que quería hacer con ellos lo haré con ustedes" como prueba de aquello tenemos a un profeta perdido entre los pueblos a conquistar, Balaam era un profeta de Dios, escuchaba a Dios y como el mismo dice, solo podía hacer lo que Dios le mande, puedo intuir sin mayores problemas que era un profeta que Dios usó para llegar a esta gente antes, pero que la gente como es nuestra costumbre no le creyó y el profeta se quedó ahí y se corrompió.
Dios es Amor y todo lo que Cristo vino a traer, pero Dios también es juicio, separación… pero por que digo que Dios es Amor, por que prevalece esa sentencia, obviamente por que es infinitamente más Amor y misericordia que juicio Dios hizo y ordenó lo que estaba haciendo en ese tiempo, ahora también vamos destruir, ahora también hay una guerra pero es espiritual.
Noto que tienes el alma buena amigo, que no te cabe en la cabeza que Dios ordene por ejemplo a Saul que destruya todo. Ya te dije, para Dios NO existe la muerte, la muerte debe ser para Dios solo un cambio de ámbito, ¿por que te preocupa tanto eso?.

slds

Abel García García dijo...

Dios es amor pero a la vez es justicia... ¡Eureka! Mira que eso me era totalmente desconocido :-O ¿Cómo se me pudo pasar eso???

Mira, el evangelio parvulario que me quieres traer lo descarté hace bastaaaante tiempo. Quizá para ti es la panacea, el non plus ultra, la última Coca Cola del desierto, y sientas la necesidad de expresar a todo el mundo lo maravilloso de tu descubrimiento, de lo que Dios te reveló, que llena tu vida y la satisface. Bien pues, puedes hacerlo. Es la esencia de la libertad.

Pero aquí nada conseguirás. ¿Por qué crees que lo que te sirve a ti es útil al resto de las personas? Eso es imposible. Cada persona es un mundo, lleno de circunstancias y vidas enteras que hacen que el acercamiento particular a Dios sea muy distinto.

Te soy sincero: ese evangelio que a ti te llena hasta el extremo de querer compartirlo a todo el mundo, yo lo veo completamente inservible, caduco, inútil, peligroso, absolutamente insuficiente, escuálido, hediondo, flácido, tan firme como la gelatina. No se lo enseñaría ni siquiera a mi bebé que ya está empezando a hablar porque así le haría un mal. Tú crees traer la verdad, pero eso no tiene más valor que un millón de rupias en un supermercado de Lima: nada de nada (aunque en la India seguro que vale mucho). Como tu apostolado, que aquí no vale absolutamente nada, ni siquiera los céntimos que donamos a la caridad en las cajas registradoras.

¿Crees que con tu 1+1 me convencerás? ¿De verdad crees eso? ¡Pues estás loco! No sé de donde tienes espectativas tan altas. Tus frases paporreteadas las conozco bastante bien, lo mismo que tu cita repetitiva y fuera de contexto de tus versículos bíblicos. Sieeempre es lo mismo, siempre las mismas palabras, la misma receta, la misma fórmula devaluada. Si te pregunto mucho no es por desconocimiento, sino que es por un ejercicio sociológico, que me confirma lo que ya sabía sobre tu manera obcecada de pensar. En ese sentido Gaby tiene razón: ¿Neo?? Si es lo mismo de siempre, el mismo fundamentalismo arropado de distintos trajes. El mismo orgullo, la misma intolerancia, el mismo fariseísmo que cree que sólo ellos tienen el acceso a Dios, que su manera de acercarse a la Divinidad es la única. Tan cerrados estaban que mataron a Cristo, a su mesías esperado.

Un consejito: Si de verdad pretender ser escuchado con seriedad y no como una intromisión jocosa e hilarante, pues ilústrate, habla en el mismo nivel de los interlocutores que intentas "alcanzar". Anda estudia, profundiza, aprende la jerga, vuelve a profundizar, otra vez vuélvelo a hacer, sal de tu casa segura y calientita y vive en la realidad de este mundo frívolo que te causa repulsión, donde se aprende de verdad la fe en su sentido más exacto. En ese momento ven.

Si no, pierdes tu tiempo absolutamente. Ve a tu blog y desde allí habla al mundo de la sabiduría de lo alto que recibiste. El que comparta tu punto de vista, pues aceptará a Cristo; el que no, seguirá buscando.

Saludos,

Jesús dijo...

Esta frase

Esto me lleva a una conclusión provocadora, de aceptación difícil y profundamente debatible en los ambientes evangélicos latinoamericanos: no todo lo que está escrito en la Biblia explícitamente mencionado como “Jehová dijo” es algo que, realmente, Dios exclamó. O, expresado como trabalenguas redundante: no dijo todo lo que dijeron que dijo.

Y esta:

Cabe hacer lo que ya se dijo: escudriñar la Palabra siempre desde una perspectiva teológica. Esta es nuestra herramienta fundamental que evitará que nos perdamos en los vericuetos literalistas que abundan enormemente en todas partes.

Son sencillamente geniales, suenan y retumban en todo el cuerpo evangélico, el cual difícilmente aceptará. Sin emabargo, el no aceptar lo que nos has dicho, hará imposible una armonización entre el Dios violento del AT y el Padre amoro que vemos en el NT.

GRacias por tu aporte, toda una joya.

Jesús

Jose dijo...

Es correcto Abel, solo soy un campesino que no ha estudiado NADA de teología ni tengo diplomas ni me invitan a templos, solo leí tirado en la paja la Palabra y la entendí.
Pero tengo una certeza y la doy por cierta porque no es mí palabra sino palabra de Dios:
TODO lo que NO es de Dios se caerá, toda teoría, teología por muy inspirada que sea, humanista, bienintencionada y que además tenga consenso SI NO VIENE DE DIOS y no es para SU GLORIA se cae, si no es ahora mañana.

Ahora me uno a Jesús y analizo tus dos máximas…
“no todo lo que está escrito en la Biblia explícitamente mencionado como “Jehová dijo” es algo que, realmente, Dios exclamó. O, expresado como trabalenguas redundante: no dijo todo lo que dijeron que dijo.”

Osea, no creo que Dios pueda expresar eso de nosotros, ¿realmente así nos tratará Dios? No lo creo… “la tierra no puede sufrir estas palabras” no, (mi) dios tiene el corazón tan bueno como el mio que no mata una mosca sin una razón de mucha, mucha fuerza.

“escudriñar la Palabra siempre desde una perspectiva teológica. Esta es nuestra herramienta fundamental que evitará que nos perdamos en los vericuetos literalistas que abundan enormemente en todas partes.”

Claro, la teología pasa a ser nuestra herramienta fundamental ahora, el Espíritu que es el que nos guía, que todo lo escudriña y es donde se deposita la Palabra, está obsoleto, queda en segundo o tercer plano.

Abel, quizás como dice Jesús lo que has dicho sea genial, eso puede ser, en todos lados se dan genialidades… pero la pregunta es, ¿viene de Dios?, ¿lo has pasado por el filtro de la Cruz?.

slds

Jesús dijo...

Jose, me temo que no entiendes nada de lo que se dice aqui y no precisamnte por no haber estudiado teología, sino por el hecho de que no quieres abrir tu mente, te mantienes en una línea y en esa te quedas.

Digas lo que digas, la Escritura debe interpretarse (traducirse), los mismos escritores del NT lo hicieron. Incluso, ellos interpretaron los hechos de Jesús y los plasmaron en sus propias palabras, no ver esto es no querer abrir los ojos y el entendimiento.

Cuando yo digo genialidades no estoy hablando como un simple mortal que se asombra ante la genialidad de la naturaleza, no, estoy recnociendo la forma tan detallada como Abel a tratado el caso, su exégisis hecha a pasaje y la hostoria de Dios para reflexionar teológicamente, su conclusión es de Dios, por lo menos para mi si lo es.

E insisto, no quieres entender.

Saludos desde México Abel, luego te escribo con más detalles, toda la noche pensé al respecto.

Abel García García dijo...

José:

Pues ya Jesús ha expresado muy bien el problema que surge contigo. Lo colocaré de una manera distinta:

Paso 1: Lees la Biblia

Paso 2: Llegas a una conclusión respecto a un texto. Seguro que pedirás antes la dirección del Espíritu Santo, de la misma manera que yo lo hago siempre.

Paso 3: Como crees que tu conclusión te la dio el Espíritu Santo, pues viene de Dios. Y como la verdad es una, entonces tu conclusión es definitiva. Lo que tú concluíste es lo que la mente de Dios tiene.

Paso 4: Cuando ves otras ideas que no están de acuerdo con tu conclusión, pues a tí te es evidente que esas otras ideas NO VIENEN DE DIOS. Eso es lo que pasa con lo que escribo, con lo que Jesús comenta o con lo que otros bloggers reflexionan. Tú tienes la seguridad que lo que escribo no viene de Dios, es malo, es negativo. Entonces, como un cruzado moderno, debes hacer algo al respecto.

¿Cómo conversar con una persona así? ¿Que ya hizo un juicio de valor respecto a las opiniones de las otras personas?

Siempre es difícil lidiar con las actitudes fundamentalistas.

¿Puedes comprender un poquito más sobre el porqué Gaby prefiere no dialogar contigo? ¿Por qué hablar con alguien que cree que mis ideas provienen de otro sitio, y no de lo alto? ¿Con alguien que busca convertirte a su particular e inflexible manera de pensar?

Aquí siempre se busca el dialogo. Yo comparto reflexiones y experiencias, así como otros lo hacen. Comparto lo que aprendo, lo que leo, lo que pienso, lo que me duele y me alegra, lo que creo que Dios me enseña. Jesús, por ejemplo, gentilmente me va diciendo lo que aprende, dice lo que piensa de mis textos y así ambos crecemos en la fe, inclusive cuando disentimos (¡esa es la maravilla de la comunidad, que es una a pesar de la diferencia de puntos de vista!). YO NO CREO QUE LO SÉ TODO, QUE TENGO CONTACTO DIRECTO CON DIOS NI QUE MIS IDEAS O REFLEXIONES SON CERTEZA ABSOLUTA. Mi opinión es abierta, completamente perfectible. Estoy en permanente búsqueda, ansioso por comprender, emocionado al ver cómo Dios va actuando conmigo y con otros, escudriñando el texto bíblico casi con obsesión, yendo detrás de las respuestas a las preguntas que mi corazón y mi mente poseen, sabiendo que Dios monitorea mi caminar.

¡Que especial es saber que Dios me acompaña en esa ruta!

La apertura es lo que te falta. No quieres tenerla. Te parece mala. Si es así, ¿qué haces aquí? Porque, como ya te dije, conversión a tu evangelio de Lilliput no encontrarás, porque mi caminar cristiano lo ha hecho completamente obsoleto, como un Ford T en el 2009, útil como curiosidad y nada más. ¿O será que también estás en búsqueda -como nosotros- pero no lo quieres admitir?

Abel García García dijo...

Jesús:

Inmerecidos los calificativos. Gracias por ellos. Sólo traté de ser lo más claro posible con algo con lo que no se suele ser tan explícito.

Quedo a la espera de los detalles de los que comentas. Me interesa, realmente, saber qué estas pensando sobre lo expresado en mi post.

Un saludo afectuoso desde Lima.

Abel.

Jose dijo...

¿Por qué hablar con alguien que cree que mis ideas provienen de otro sitio, y no de lo alto? ¿Con alguien que busca convertirte a su particular e inflexible manera de pensar?

Ya te he dicho y lo repito amigo, Jesús dijo:

"el que no es conmigo contra mí es, el que conmigo no recoge desparrama"

NO hay escala de grises en las cosas de Dios, o lo estás haciendo para Dios o lo haces para el otro, simple, por más bienintencionado qeu parezca.

¿crees que hablar sobre Dios, teorizar sobre Cristo es estar alineado con lo que Dios hace?

¿qué es lo que está haciendo Dios ahora? ¿Te preguntaste eso?

Hace Diez años había un mover de milagros sanidades, expulsión de demonios, ahora no hay. Dios está haciendo otra cosa, el cuerpo hace otra cosas ahora, la Iglesia toma forma... en qe estamos nosotros.

Ok Abel, me voy a mi provincia, me refugio en mi blog como me recomiendas, no hay problema, a ti te seguirán dando palmaditas en la espalda, felicitando y seguirás teniendo y alegrandote por muchas visitas, y seguirás mostrandote muy modesto. Ta bien, no me quejo pero ya te dije el final de lo que no es de Dios, si tienes certezas que problema tendrías.

Jesús, me doy cuenta y entiendo perfectamente la situación, solo no la digiero, genial quizas... pero que más, ¿es suficiente?.

Saludos amigos.

José

Jesús dijo...

Pensando un poco en el AT, siempre he tratado de armonizar la violencia, ordenada por Dios y vista como santidad y justicia por parte de los evangélicos, y al Padre de amor que vemos en el NT. Una mirada por arriba nos damos cuenta que esto no es fácil de responder.

Sin embargo, al verlo desde una perspectiva teológica, nos damos cuenta que es el hombre quien atribuye las cosas y hechos a Dios, y no necesariamente es un obrar de Dios. Los hombres del AT no fueron exentos de esto, así ha sido siempre en la historia y sus hechos.

Una vez leía un libro que se llama "El reino milenario de los franciscanos en la Nueva España", se me escapa el autor. En este libro nos narra como en tiempo de la Nueva España, teólogos fransciscanos, vieron la mano de Dios en todos los hechos de la conquista, a Hernán Cortés lo comparaban con Moisés, aquel otro gran libertador. Y me temo mucho que Dios no tuvo que ver en la masacre indígena. Esto me lleva a ver como somos nosotros que le atribuimos a Dios cosas que en realidad poco tiene que ver.

Tengo una anécdota la cual cuento a la iglesia, con el fin de que nos demos cuenta que fácil es para nostros poner o quitar a Dios de los eventos.

Un día, una familia se dispone salir de la ciudad, van de día de campo, todos se suben al auto, van por la carretera y de repente la llanta explota y el carro se avería. No falta un "espiritual" que dice: "por algo Dios nos hizo esto, seguro que él no quería que fueramos al día de campo" mmm ...

Otro día, la misma familia. se dispone a ir a una reunión de la iglesia, es domingo, todos salen temprano, se suben al carro, y en el trayecto, que son unos 10 kilometros, la llanta explota y quedan varados en la carretera. Tampoco falta el espiritual que dice: "Esto es obra del diablo, el no quiere que vayamos a la reunión de la iglesia".

Ya me puedo imaginar en el cielo discutiendo Dios y el diablo para ver a quien le toca ponchar la llanta de carro.

Les digo que al hecer esto no somos nada diferentes con nuestros hermanos y amigos católicos que pueden ver el obrar de la Virgen de Guadalupe en su vida.

Los hombres del AT hicieron lo mismo que hacemos hoy. El problema radica que hoy esto no lo queremos aceptar. Y todo por un mal concepto de lo que es la inspiración de la Sagrada Escritura, el pensar asi, como tu lo has hecho y dicho, es para muchos negar la autoridad de la Biblia. Yo no lo veo así, al contrario, es ver, en forma más clara y común como Dios trabajó con su pueblo y cómo el pueblo trato de entender el mover de Dios.

Y eso, poco a poco lo enseño en la iglesia, siempre que hablamos del AT hablamos de formación al paso del tiempo. Jamás hemos hablado de inerrancia, hablamos de revelación.

Espero haberme explicado un poco.

Gracias po tu paciencia

Jose dijo...

Hola Jesús, te digo el final simple y sencillo... HASTA QUE LA GLORIA DE DIOS INUNDE TODA LA TIERRA.
Mira el panorama actual, Dios, Jehová el Dios de la Biblia está en todas las naciones, su nombre se conoce de una manera ramplona y superficial aún pero está en todas las naciones. Ahora ponte a pensar, para que se de eso que ha tenido que suceder, a quienes usó Dios para llevar su nombre a todo el mundo, dime si no tuvieron que terminar culturas enteras con el pesar que esas cosas nos causan al recordarlas, sobre todo los nacionalistas, indigenistas y demás. Esos hechos ya son parte de ese final del que te hablo en el primer párrafo.
Dios es soberano y nosotros que nos llamamos cristianos ¿apuntamos a ese final? A quienes Dios está usando para hacer esa obra, a quienes usó en el tiempo para hacer su obra, te dejo una frase de un escritor
Hitler creyó luchar por una raza, por una nación, pero luchó por el mundo entero.
Es fácil asociar lo malo a la obra de Hitler, pero ¿no fue un golpe al alma, un reaccionar y volver a empezar para toda la humanidad su “obra”? A quienes usa Dios entonces para crear conciencia humanitaria, para que se vuelvan a EL ¿no es que teníamos que pisar hondo para volver a levantarnos?, para cuidarnos de no volver a caer tan bajo, para poner límites a nuestros afanes.
En la Biblia Dios usa a Nabudoconosor para hacer su obra, lo llama “mi siervo” y le dice martillo eres para mí, y te usaré para destruir naciones y reyes, lo curioso es que Nabudoconosor no lo conocía ni lo reconocía. Dios estaba haciendo su obra y la sigue haciendo, ¿no es lo más estúpido ponernos a orar contra algo que dijo Dios que sucedería?.
Es una tontería eso de hacer división entre el Dios AT y Dios NT, simplemente Dios estaba haciendo OTRA COSA en ese tiempo, DIOS ES UNO Y NO CAMBIA pero hace cosas diferentes para llegar al final.
Otra cosa que Abel parece ignorar de manera casi infantil y por demás carnal, es el hecho que Dios es Espíritu y nosotros somos Espíritu con un cuerpo y un alma y no al revés, por eso le duele tanto que Dios haya ordenado muertes, esa es la raíz de TODA su confusión.
Aún estamos lejos de que la Gloria de Dios inunde TODA la tierra pero estaremos más si seguimos perdiendo tiempo en tesis y teorías, Pedro dice EL JUSTO POR LA FE VIVIRÄ agarra una profecía de Joel con seguridad, la hace suya, la predica y la pone por obra, no está dando vueltas con teorías que quedarán solo en eso, teorías.

slds

Jesús dijo...

Dos cosas para Jose:

No estamos hablando de dos Dioses, uno del AT y otro del NT. EStamos hablando de dos formas de entender a Dios. Dios es uno, él no cambia, lo que cambia es el entendimiento que tengo de él, que dicho sea de paso, siempre será relativo.

¿Somos Espíritu, con un cuerpo y un alma? ¿De donde sacas eso? Supongo que interpretas, perdón, tu no interpertas, pero me gustaría saber de dónde lo sacas.

Lo que yo entiendo es que SOMOS espíritu, alma y cuerpo, no TENEMOS, e, a y c.

Abel García García dijo...

Ese es el punto, Jesús: no es inerrancia, es revelación.

Creo que por allí debemos seguir el camino del análisis en esta relectura del texto sagrado, de su actualización. Porque lo merece y necesita la Palabra: nuestro valiosisimo receptáculo de un mensaje de Dios que nos trae esperanza, salvación, alegría, conocimiento de lo alto.

Yo concuerdo contigo en la complejidad del "cambio" de la naturaleza de Dios entre el AT y el NT. La triste realidad es que los evangélicos somos medio sanguinarios, y absolutamente fríos ante la lectura violentista veterotestamentaria: si la Biblia dice que degollaron a medio mundo, pues ¡Aleluya, gloria a Dios! Una insensibilidad brutal, ingente, como si nos gustase la escena de los pecadores friéndose en los fuegos infernales mientras le meten un trinche por la espalda, como si tuvieramos el complejo de Atila, el azote de Dios, dispuestos a derramar la sangre de otras imágenes de Dios. Es increíble, el texto puede decir que mataron a una madre de 20 años y a su bebé recién nacido, un bebé como mi hijo o el tuyo, pero para esos cristianos se lo merecen porque eran paganos, bien merecido se lo tenían por su ofensa al Dios todopoderoso.

¡Unos fariseos completos! ¿Recuerdas cuando nuestro Señor Jesucristo le devolvió la vista al ciego? Los fariseos, en vez de alegrarse por el espectacular milagro de la luz al que siempre vivió en oscuridad, que no podía hacer nada salvo medigar, maquinaron contra él, pretendiendo incluso negar su testimonio. A los guardianes de la fe no les importaba el bien a los otros. Sólo les importaba "guardar" las enseñanzas de "Dios".

Que triste, ¿no crees? Que actual se ve ese pasaje juanino.

Después, cuando a los adalides de la justicia que pueblan nuestras iglesias les llega el huracán del sufrimiento, cuando un hijo agoniza por una bala perdida, cuando la diabetes amputa al padre amado, cuando el alzheimer borrará todos mis recuerdos en el corto plazo, cuando el trabajo se pierda por la crisis, cuando el SIDA destroce al compañero de colegio, cuando el terrorismo deje viuda a la esposa diligente, cuando el accidente me deje lisiado de por vida, allí se quejarán. Los antes desalmados, en este momento no encontrarán respuestas. Que se vayan a la mierda (disculpa Jesús, no es mi intención ofenderte), si tienen derecho a algo, es a la inflexibilidad y la falta de corazón que mostraron siempre.

Pero no importa, como reciben revelación directa (porque la teología es mala, mala, mala. Que le hacemos si son incapaces de comprenderla), expulsan demonios (así le llaman a algunas enfermedades psiquiátricas) o ostentan orgullosamente un apostolado o profetismo que no sabemos de dónde viene (la última moda de esta parte del cristianismo), o porque la denominación los nombró reverendos, en realidad lo más probable es que sigan igual. Si antes me sentía triste, ahora me siento peor. ¿Hay esperanza, Jesús???

Mi hijo comienza a caminar, se para, me sonrie y lo entiendo claramente: Si hay esperanza, hay que seguir en la ruta del camino con Cristo.

Un gran saludo para ti.

Jesús dijo...

Gracias Abel por tu diálogo, es bueno, por la bella oportunidad de aprender.

Ma haces recordar los imbéciles (no encuentro otra palabra) comentarios de muchos cristianos cuando aconteció el Tsunami y el huracán Katrina. No podía creer lo que ellos decían, sin mediar palabra alguna, creyeron que era juicio de Dios. No, siempre les he dicho que no hagamos un juicio inmediato, que al contrario, lloremos por el dolor y mostremos solidaridad con todos aquellos que sufrene de esa manera, sean o no sean creyentes.

Por otro lado, seguimos en esperanza, tratando de participar más de la santidad de Dios, como seres humanos, finitos y pecadores, buscando siempre de intentar conocerle mejor. Nada esta escrito, seguimos en la búsqueda de conocer y amar al Dios eterno.

Un abrazo hermano

Mis hijos ya no son tan niños, tengo una hija de 17 y uno de 13.

PD. Dice mi esposa que res fregón por eres peruano (Mírala, no olvida su sangre)

Jose dijo...

Jesús, es obvio que somos Espíritu en primer lugar por que es lo que prevalece, Dios nos ve en Espíritu, la carne dice la Biblia es como la flor que hoy es y mañana no, el alma es el soplo de vida, se va con la carne. Con esto no quiero decir que nos olvidemos de la carne y el alma, está claro que debemos equilibrar las tres, desarrollarlas mientras respiremos.

La Iglesia NO condena a los incrédulos, misericordia para los incrédulos, Dios hace juicio EN SU PUEBLO, TODA la Biblia es para el pueblo que ya conoció a Dios, el juicio es para el pueblo de Dios, la separación es para el creyente, en pecado solo puede estar alguien que probó del Espíritu y ahora está errando el blanco y ha vuelto a caer en incredulidad, si alguna congregación condena a los de afuera se equivoca, así que no sé de que celebración habla Abel , solo está generalizando.

Ahora, TODA la Biblia habla de Cristo y si tenemos un libro entre manos es también por obra y gracia de Dios y si queremos seguirlo yo no conozco otra forma que volviendo a la Palabra, al Verbo a Cristo.
Dios los Bendiga Abel y Jesús, doy por terminada mi participación.

José

Anyul Rivas dijo...

Interesante el artículo, e interesante plática (Exceptuando todos los comentarios de José). Desde hace un tiempo para acá he vendi reflexionando sobre el asunto de que "no podemos decir que existe una cosomovisión bíblica homogénea" aunque su mensaje es uno, todos los J(T,N) de la historia han tenido el gran reto de "explicar a Dios" en medio de todas las situaciones históricas que vivían. Es interesante observar cuales han sido las teologías que se han desarrollado, por ejemplo, al respecto del sufrimiento.

En un inicio, se consideraba que Dios era el creador del bien y del mal, el caso típico de castigo/recompensa, el mal es entonces el castigo de Dios por los pecados de la humanidad. Pero ¿qué pasa cuando estoy haciendo el bien y me sigue yendo mal? ¿Es Dios malo, sádico o es incapaz de ayudarme o no le importa? Es allí cuando el profetismo bíblico es cambiado por la apocalíptica: Dios es bueno, pero tiene un Adversario (el diablo, satanás) que entorpece su obra, en un futuro no muy lejano Dios aplastará la cabeza de Satanás. Este es la cosmovisión que tenemos actualmente y durante unos 2000 años (2400 aprox para los judíos).

Mi pregunta es ¿qué pasará cuando nos cansemos de esperar la parousia del Señor?¿qué sucederá cuando nos demos cuenta que el dispoensacionalismo no sigue respondiendo las preguntas de muchos? ya qué las "Escrituras inspiradas" cesaron hace mucho tiempo, dónde obtendremos de nuevo la fuente de nuestra esperanza en Dios para estos tiemposcada vez más duros?

Saludos Abel, un gusto leerte y conversar contigo.

Abel García García dijo...

Pues seguramente lo que pasará es que el dispensacionalismo se irá derechito al museo de las ideas teológicas, junto con el pelagianismo y otros. ¿Qué doctrina lo reemplazará? Difícil saberlo, porque eso dependerá de la condición del mundo. O sea, no es lo mismo si es un mundo post-tercera mundial o un mundo post-hiperhedonismo o neo-fundamentalista. Allí nos jugamos a la variopinta predicción futurista. Quien sabe, podríamos volver a los literalismos del primer siglo :-o

Abel García García dijo...

Jesús:

Jejejeje... la peruanidad tiene algunas características especiales, que seguramente tu esposa también conservará por más años que pase en México ;-) (aunque, valgan verdades, nuestros países se parecen)

Muchos saludos,

Anónimo dijo...

Abel, muchos de tus escritos son inteesantes, pero me es duro digerir tu forma como te diriges a los que consideras con un pensamiento inferior al tuyo; y ciertamente es una actitud que riñe con el carácter de un maduro hijo de Dios.
Mucho me temo que de aquí a pocos años oiga de ti que perteneces a un nuevo mover de los iluminados por el intelecto humano que fue desechado como forma de conocer a Dios; Porque tal parece (a mí me lo parece) que tu muy en tu interior eres alguien que cree que Dios evoluciona; y como el intelecto del hombre evoluciona , su dios evoluciona con el; y, por supuesto, ya no puede ser el dios de los sabios, el mismo de los ignorantes. Espero equivocarme, pero según se ve, (lo veo yo) la la evolución de tu pensamiento camina hacia el pensamiento que Dios es invención de los hombres. Y bueno...
quisas esa sea una manera bien razonable de pensar; porque desde esa perspectiva se entiende mejor la "brutalidad" del Dios del AT que manda degollar unos cientos, y bueno ... habrá que preguntarse mas seriamente: ¿Será que Dios evoluciona? Pero yo pienso que, mas bién, por lo muy ignorantes que somos, Dios se manifiesta a nosotros considerando nuestro contexto, como un buen maestro que trata con brutos, que de no ponerle ejemplos simples y rudimentarios, no lo entenderían. Te pongo un ejemplo::10 Respondió Jesús y le dijo: ¿Eres tú maestro de Israel, y no sabes esto?
3:11 De cierto, de cierto te digo, que lo que sabemos hablamos, y lo que hemos visto, testificamos; y no recibís nuestro testimonio.
3:12 Si os he dicho cosas terrenales, y no creéis, ¿cómo creeréis si os dijere las celestiales? (Sn Juan capítulo 3)
En verdad, pienso que la erudición de muchos de nosotros no es mayor que la de Nicodemo.

Abel García García dijo...

Hola.

Quiero disculparme por dar esa impresión. Yo no quiero dar la apariencia de ser pedante o algo por el estilo; soy conciente de que he podido conocer ciertas cosas, pero sé que hay gente que sabe mucho más y gente que sabe mucho menos. Entiendo eso y lo respeto. Sé que me falta aprender muchísimas cosas...

... en ese contexto, me gusta el dialogo. Con toda la gente. Sin embargo, cuando la persona ya asume que yo estoy "en el error", y busca "convertirme a la sana doctrina", llegan los problemas. Eso no es un dialogo, sino una imposición. Y José, con el que hablo en los comentarios anteriores, buscaba eso: convertirme a su fe neopentecostal, trataba de "salvarme". Disculpa, pero yo respeto la manera de ser cristianos de todos, y espero lo mismo. No trato de convertir ni que me convertan. Expongo en este blog mis dudas, y cómo las resuelvo. A algunos les gusta el resultado, a otros no, es normal que sea así. Si a alguna persona le son de utilidad mis reflexiones, excelentísimo.

Un saludo. Gracias por tu comentario.