lunes, 31 de julio de 2006

Qana, no te olvidemos

No estoy seguro si la Qana de hoy es la Caná bíblica, aquella en donde Jesús hizo su primer milagro: el convertir el agua en vino (un artículo en Trome, un diario de cincuenta céntimos que leí en el taxi mientras venía al banco, lo afirmaba). Dos mil años después ya no hay motivos de fiesta sino de luto, porque un daño colateral mató a más de 50 personas, 40 de ellas niños, que se ocultaban de las bombas en un sótano. Sé que mi voz es ínfima, microscópica, al nivel de partícula subatómica, pero con todo expreso mi rechazo absoluto a esa masacre infame y cruel que merece la condena mundial pero no, claro está, la de la ONU -por presión- y la del gobierno de los Estados Unidos. ¿Qué debemos hacer para que esos muertos libaneses sean válidos, respetables? ¿Qué hacer para que algunos de verdad sientan el dolor de quien perdió a sus infantes eludiendo su culpa?

Hablo del hecho aislado. No digo que Hizbolá es un cuerpo angélico e inocente porque ellos son en parte responsable de la situación al lanzar misiles katiushka desde el mismo poblado, escudándose en la población civil. Tampoco lo es Hamás al mandar a un kamikaze a inmolarse en un bus de Tel Aviv -no ha pasado ahora, pero puede suceder-, pero Israel merece toda la condena por este hecho. Ojalá se la den porque ya están acostumbrados a actuar con demasiada impunidad.

4 comentarios:

Guille, da maus dijo...

"No digo que Hizbolá es un cuerpo angélico e inocente (...) Tampoco lo es Hamás al mandar a un kamikaze a inmolarse en un bus de Tel Aviv (...), pero Israel merece toda la condena por este hecho. Ojalá se la den porque ya están acostumbrados a actuar con demasiada impunidad."
No se si te das cuenta de la tremenda contradiccion en la que caes.
Por otra parte estas cayendo en el juego de esos terroristas que exhaltan las victimas infantiles hasta el paroxismo, como si con ellas se estuviera pariendo la misma historia. Al respecto de este chantaje sentimental escribi un post.

Abel dijo...

Lamentablemente tus post son DEMASIADO sesgados a uno de los bandos. ¿Todos son malos en esta guerra? Pues sí, todos son malos y ven sus propios intereses. Por lo tanto, si señalas a uno como cruel, en verdad son todos los que deberían tener ese calificativo.

Yo no sigo el juego de los terroristas, si quieres llamarlo en esos términos; sigo el juego de la inocencia despedazada, que no depende de unas fotitos o de un artículo en algún periódico sino de un hecho concreto, que creo a ti no te afecta demasiado. Así cómo podría seguir el juego de la migración despedazada, porque el primer muerto judío por un misil de Hizbolá fue una argentina que se había ido a vivir a Israel. ¡Es un asunto de derecho a la vida, no de política!

Guille, da maus dijo...

En toda guerra hay victimas y el valor de ellas incalculable asi sea una sola y adulta. Al resaltar el acontecimiento por el hecho de que se produjeron victimas infantiles en cantidad, ya no es indignacion humanitaria sino acto de propaganda.
El punto es, o deberia ser, lograr la paz, no preocuparse si una guerra es "desproporcionada" o no, que todas lo son, y para mal. Si Israel ha llegado al punto de la agresión, que ya está mal de por si, es porque sus vecinos no le dan alternativa. Esta tragedia no es solo responsabilidad de Israel y del Hizbollah, sino de toda la comunidad internacional que solo ha aplicado parches sin ir al problema de fondo que es la convivencia entre dos pueblos radicalmente distintos. El dia que se asuma eso, las protestas dejaran de ser lo son ahora: pacifismo fashion

Abel dijo...

De acuerdo contigo. Ten en cuenta que la propaganda viene de los dos lados. Una vez en mi universidad fui moderador en una conferencia en la que el panelista principal era el embajador de Israel en Lima (esto debe haber sido el 2001 o máximo 2002). Habló del conflicto y de la realidad de su pueblo en forma más o menos moderada hasta que dijo: "¿Puedo pasar un videito?" y ese, pues, trataba a los palestinos al nivel de bárbaros, asesinos y malvados, pasando a los niños, ancianos y embarazadas judías afectadas por los atentados suicidas. Se generó el despelote en el auditorio, pero menos mal todo se calmó luego. Dos meses después pasó lo mismo con los palestinos en otra conferencia que moderó un profesor pero esta vez sin video. Es triste que ambos usen el dolor ajeno para sus propios intereses, ¿no te parece?

Me gusta ese término que usas: Pacifismo fashion, porque pensándolo bien, tiene mucho de verdad. ¿Crees que algún día se hará algo real y efectivo para solucionar el problema en forma definitiva?