martes, 28 de marzo de 2006

¿Y el tema religioso?

A falta de doce días para las elecciones presidenciales, el panorama electoral dentro del contexto de la segunda vuelta parece más claro, con el inminente ingreso de Ollanta Humala y la lucha entre Alan García y Lourdes Flores, con la bastante probable victoria de esta última. En esas instancias y a pesar de los últimos reportes de Apoyo y CPI, no hay certezas sobre quién gobernará el Perú por los próximos cinco años.

Como en todas las campañas presidenciales anteriores, la discusión programática ha quedado relegada por los insultos y las referencias personales. Quizá Ollanta ha sido el más atacado, aunque el resto no se ha salvado de adjetivos de grueso calibre que han tenido como triste colofón el calificativo de “hija de puta” por parte de Daniel Abugattas hacia Eliane Karp. Incendiarios candidatos han llenado de humo nuestra corta y parcial visión política aumentando la confusión del electorado que votará, otra vez, en forma incierta.

Los planes de gobierno se han olvidado y a lo más hemos llegado a discutir los “caballitos de batalla” de los candidatos, como la revisión de los contratos por parte de Humala, los seiscientos cincuenta mil puestos de trabajo al año de Lourdes, o la libre desafiliación de las AFP de García. Otros temas de fondo han sido tocados en foros especializados y las conclusiones muchas veces no han llegado al gran público que sin dudar merece conocerlas, aunque desconfíe de los planes de gobierno debido al “no shock” de Fujimori o al “no tocaré los depósitos del público” de Alan.

Algo que no he escuchado, por ejemplo, son las propuestas en el tema religioso. Como es de público conocimiento, el presente Congreso intentó sin éxito impulsar los principios de Estado Laico para el Perú. Enfatizo fuertemente que un Estado laico no significa una gobierno impulsor del ateísmo o enemigo de la fe, como sugieren algunos, sino que bajo ese concepto el Estado se compromete como institución representante de todos a respetar a todas las religiones y creencias que profesen los ciudadanos y a no identificarse ni privilegiar en ninguna forma a alguna en particular. Mientras respeten a los otros, no traten de impedir las creencias y prácticas religiosas de los demás y no realicen actos ilícitos como parte de su práctica cultual, los ciudadanos son libres de adoptar la fe que deseen.

En el Perú esto no sucede, porque aunque existe plena libertad de cultos, el Estado privilegia a una iglesia en particular: la Iglesia Católica Romana. Dada esta situación pienso que lo ideal es declarar el laicisismo del Estado Peruano y que el catolicismo, como cualquier otro grupo religioso, avance en la propagación y defensa de su fe sin apoyos gubernamentales como cualquier otro grupo, cosa que de por sí no es un problema ya que es la iglesia más grande, con más recursos y de más arraigo popular. Es importantísimo mencionar que los privilegios no deben ser para nadie, porque tampoco es un secreto que algunos pastores evangélicos estaría felices por tener parte de las ayudas que el Gobierno ofrece hoy al catolicismo.

Sin embargo, de este tema no se ha hablado. Sé que no es un tema capital en la agenda política ya que hay muchos otros asuntos de mayor importancia. Pero sería bueno conocer qué harán tanto Lourdes o Humala al respecto. ¿Dejarán todo como está? ¿Tendrá el comandante dentro de sus planes de fundación de la segunda república consideraciones sobre este punto? ¿Qué pensará Lourdes Flores como católica practicante?

6 comentarios:

Guille, da maus dijo...

Ojo que la mas insultada ha sido Lourdes Flores. Lo de Humala son mas que nada acusaciones, no insultos. Y para alan Garcia... simplemente se dice la verdad je je..
Y el estado peruano ya es Laico, con la salvedad que RECONOCE el papel de la Iglesia Catolica y le presta su apoyo. Es cuestion de historia y tradicion que se verifica en la acción y obra de la iglesia, y que en nada vulnera a las otras religiones con las cuales tambien puede colaborar si lo piden, que no lo hacen aun. Por lo general en las otras religiones incluso se sataniza la figura del estado. Imaginate a los Testigos de Jehova pidiendo la ayuda de "la bestia" (el estado).

Abel dijo...

Jajaja, de acuerdo con lo de Alan. También en que hay algunos grupos religiosos -minoritarios en verdad- que satanizan la figura del Estado. Sin embargo, no es tan preciso eso de que "puede colaborar si lo piden, que no lo hacen aún". ¿Tú crees que pastores o rabíes recibirían ayudas económicas de la misma forma que las recibe el clero católico si la piden? Definitivamente no. Nadie discute el aporte de la Iglesia Católica a través de los años, invalorable en la formación de nuestra cultura e identidad (endeble, pero existente). Sin embargo, de alli a mantener privilegios hay una gran distancia. Es como si eso fuera el rezago de una antigua posición dominante.

El hecho que eliminen esas ventajas no afecta en nada la posición actual de los otros grupos religiosos. Simplemente homogeniza las cosas, hace al Estado más democrático, más de todos los ciudadanos, ¿no te parece?

Danza Invisible dijo...

Igualmente de acuerdo en cuanto a Alan.

No estoy muy informada en cuanto a lo que afirma Guille (que el Estado podría colaborar con otras religiones si lo piden), pero no creo que así como están las cosas actualmente el Estado Peruano acepte.

Además, si se reclama un Estado Laico, que se desentienda de lo religioso, me parece incoherente pedir ayuda estatal. Me parecería una figura semejante la del hijo que rechaza toda intervención y autoridad del padre, pero acepta ser mantenido por él y hasta le pide dinero.

Aclárenme si me equivoco: tengo entendido que las iglesias evangélicas reciben no sólo los donativos de sus propios miembros, sino en algunos casos hasta donaciones de iglesias afines en el extranjero. Me parece muy bien, qué suerte, no debe irles mal.

Además, dado que --hasta donde sé-- la obra social y educativa de las iglesias evangélicas no tiene la extensión y alcance que tiene la de la iglesia Católica en el Perú, creo que con lo que ya obtienen actualmente no les va tan mal para solventarse. Ya que su movimiento crece y se ven aparecer sus nuevos locales.

Soy católica, pero no ciega. Nuestra iglesia tiene un problema tremendo de falta de "marketing", y en algunas cosas está dormida en sus laureles. Por ejemplo, en las parroquias (salvo contadas excepciones) no hay actividades apropiadas para niños de corta edad, donde entre juegos, canciones y amiguitos puedan ir asimilando valores básicos, y algunas nociones de moral católica. En eso, los evangélicos trabajan muy bien (los felicito) y nos ganan por goleada. Y eso es, a mi juicio, uno de los grandes motivos por los cuales la iglesia Católica tiene cada vez menos "pegada" entre la población que sinceramente busca una manera de vivir su fe tangiblemente en su vida cotidiana.

Yo voto por el ecumenismo :-D

Abel dijo...

Sí, es cierto que las iglesias evangélicas reciben ofrendas y donativos de sus propios miembros y con ello se mantienen. Algunas reciben colaboraciones especiales de iglesias afines en el extranjero aunque no es la regla general.

Mi punto en el post es que el Estado no debe apoyar a nadie. Cada iglesia perfectamente puede sostenerse con el aporte de sus fieles y asi creo que debe ser. Nuestros impuestos que sean para la infraestructura y el desarrollo de todos como nación.

Y, estoy de acuerdo contigo con el ecumenismo entendido no como la unificación de todos en una iglesia matriz, sino como la tolerancia y el respeto por la creencia del otro.

Guille, da maus dijo...

Es que el apoyar o no a alguien solo por dar un trato "equitativo" al resto de creencias es sinceramente ridiculo. Porque no procede ningún tipo de "equiparación" con el resto de creencias y no solo por la cuestión de los contenidos sino por cosas muy evidentes como influencia, historia, presencia y, lo mas valioso: EXPERIENCIA.

Me recuerda, si se acordaran tambien, al pedido de auditoria a la iglesia que hizo un congresista durante el primer quinquenio del fujimorato. El tipo dijo que habia emprendido por su cuenta una "investigación seria" sobre el destino de los fondos producto de donaciones y subvenciones... a mas de 10 años del asunto todavia esperamos el resultado de sus investigaciones. Si mal lo recuerdo era un miembro de la comunidad Agua Viva

Abel dijo...

¿Ridículo? ¿Por qué razón? ¿Crees que es ridículo porque piensas que una iglesia tiene más derechos por la influencia, historia, presencia y EXPERIENCIA?????. ¿No te parece ridículo más bien decir que el Estado puede ayudar económicamente a un grupo religioso por su influencia? ¿Por el simple hecho de su presencia????

Agua Viva es una comunidad que casi se desintegra por problemas internos muy serios. Recuerdo algo del caso y estoy seguro que concordamos en el hecho que los evangélicos que han estado en el congreso no se han caracterizado por ser muy buenos en algunos de sus proyectos de ley. De por sí era un petitorio absurdo sobre todo en el caso de las donaciones. Pero, ¿Qué tiene que ver con lo de arriba? ¿Que las peticiones de igualdad religiosa tienen que ver con prejuicios o algo así?